Euroganadería

Menos presión para el aceite de palma

RE

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha actualizado recientemente los límites establecidos a las sustancias que se forman durante las altas temperaturas alcanzadas en la desodorización de aceites vegetales y otros alimentos, principalmente presentes en el aceite de palma. Es el caso del glicidol, 3-MCPD y 2-MCPD que se generan en la refinación, un proceso trascendental con el que se consigue un aceite comestible en condiciones de seguridad y calidad.

En su nuevo informe, de 10 de enero de 2018, la EFSA ha revisado los niveles de seguridad de 3-MPCD para incrementarlos desde los 0,8 microgramos por kilogramo de peso corporal hasta un límite de 2 microgramos. Se acerca así a la posición del Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios JEFCA, que recomienda un límite máximo de 4 microgramos por kilogramo de peso y día. En 2016, EFSA había sido más restrictiva en los límites de 3-MCPD de lo que recomienda en este último informe, a la vez que reconocía que la industria había reducido a la mitad el riesgo de exposición entre 2010 y 2015.

Una vez conocida la opinión científica de la EFSA, la Comisión Europea junto con los Estados miembros, debe evaluar la situación y, en su caso, legislar con los correspondientes límites.

youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia