Euroganadería
Está viendo:

A debate el futuro marco legal de los piensos medicamentosos

Manel González

En septiembre del pasado año, la Comisión Europea (CE) presentaba una primera propuesta normativa sobre piensos medicamentosos con el propósito de armonizar los requisitos de fabricación, almacenamiento, comercialización (incluyendo la importación y la exportación) y uso, además de reducir las trabas administrativas, apoyar la innovación y controlar las resistencias antimicrobianas.

La figura legislativa que ha utilizado la institución comunitaria es un Reglamento, por lo que, cuando entre en vigor, reemplazará a la Directiva 90/167/EEC de piensos medicamentosos y sus desarrollos normativos en los distintos Estados miembros.

Los pilares básicos de dicha propuesta son los siguientes:

-Combatir la resistencia antimicrobiana prohibiendo el uso preventivo de antimicrobianos a través de los piensos medicamentosos así como para la mejora del rendimiento de los animales.

-Limitar la transferencia/contaminación cruzada a un máximo del 1% para los antibióticos y del 3% para el resto de principios activos. La Comisión estará facultada para fijar límites específicos de transferencia en determinadas moléculas activas.

-En cuanto a la tolerancia máxima que se propone para admitir en el etiquetado, sería de un 10% para los antibióticos y entre el 10% y el 40% para otros principios activos.

-El suministro de piensos medicamentosos a los ganaderos solo deberá facilitarse bajo prescripción veterinaria. Aquellos solo podrán utilizarse con animales examinados por el veterinario y únicamente para la enfermedad diagnosticada.

-Esta prescripción se acortará: será válida para un periodo máximo de tres semanas para los animales destinados a la producción de alimentos (y de seis meses para los de compañía).

-En cualquier caso, las cantidades suministradas de pienso medicamentoso no deberán superar las cantidades fijadas en la prescripción ni las cantidades necesarias para un tratamiento de un mes o, en caso de piensos medicamentosos que contengan medicamentos veterinarios antimicrobianos, de dos semanas.

-El Reglamento, además, instará a los Estados miembros a que garanticen sistemas adecuados de recogida de piensos medicamentosos y productos intermedios que hayan caducado o que sobren.

-En lo que se refiere a la incorporación homogénea del medicamento veterinario al pienso, esta deberá estar garantizada por los fabricantes, mientras que la CE tendrá la última palabra para establecer criterios que la regulen.

-Los piensos medicamentosos solo podrán comercializarse en embalajes o envases sellados.

-Se regulará la figura de los mezcladores móviles: explotadores de empresas de piensos cuyos establecimientos consisten en camiones específicamente equipados para la fabricación de piensos medicamentosos.

Los debates sobre la normativa de piensos medicamentosos se iniciaron a finales de 2014, por lo que se encuentra en una fase inicial.La aprobación definitiva llegaría a lo largo del año próximo, una vez Consejo y Parlamento hayan dado luz verde. Se prevé un periodo de transición de entrada en vigor, por lo que esta nueva normativa podría ponerse en marcha en 2018.

En España, todas las organizaciones relacionadas con la fabricación y uso de piensos medicamentosos están coordinadas a través de una iniciativa que se impulsó en 2011 denominada Alianza para la Defensa del Modelo Productivo Español. Forman parte de la misma Cesfac, Anprogapor, Conacun, Asescu, Asoprovac, Anaporc, Propollo, Asephru y Veterindustria. Este grupo ha venido trabajando estos años en el desarrollo de diversas iniciativas con el objetivo de defender el modelo productivo español como un sistema sostenible, en el que los piensos medicamentosos son una vía de administración segura y válida.

Actualmente, la Alianza está inmersa en el seguimiento y el análisis de la revisión de la propuesta legislativa de piensos medicamentosos, trabajando de forma conjunta, con una fluida y fructífera interlocución con el Ministerio de Agricultura, así como con los europarlamentarios españoles y otras instituciones y organizaciones nacionales y europeas. Cabe destacar los contactos que viene manteniendo la Alianza con la ponente del dossier en el Parlamento Europeo, la eurodiputada española de la Comisión de Agricultura Clara Eugenia Aguilera.

Reacciones

En este contexto, desde la Asociación Empresarial Española de la Industria de Sanidad y Nutrición Animal (Veterindustria) acogen "positivamente" esta nueva normativa sobre piensos medicamentosos, destacando el reconocimiento que de ellos hace la Comisión “como una forma importante de administración de medicamentos veterinarios a los animales”. También se han identificado aspectos que tendrían que mejorarse y, en este sentido, se han realizado propuestas para mejorar el papel del profesional veterinario a la hora de realizar las prescripciones y el uso de piensos medicamentosos que no estaban suficientemente bien recogidas en la propuesta de la Comisión. "Además", añaden, "podrían mejorarse algunos aspectos relacionados con el comercio intracomunitario de piensos medicamentosos, la disponibilidad de tratamientos para las denominadas 'especies menores' y el etiquetado de los piensos medicamentosos".

Para Veterindustria también "deberán mejorarse otros aspectos críticos de la propuesta legislativa como la transferencia de principios activos y las tolerancias en el etiquetado para asegurar que la producción de piensos se haga en el marco del principio de proporcionalidad, teniendo en cuenta la viabilidad técnica de la industria europea a la vez que se garantice la seguridad para los animales, las personas y el medio ambiente".

Por su parte, los fabricantes de piensos señalan que “la nueva propuesta que se está debatiendo en Bruselas aporta ciertos avances para el sector, si bien existen otros apartados que actualmente hacen inviable la producción de piensos medicamentosos”, apuntan desde la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (Cesfac). No obstante, esperan “seguir trabajando mano a mano con el Magrama, la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo para conseguir una normativa exitosa para todos los eslabones de la cadena alimentaria, ya que los piensos medicamentosos son una herramienta muy útil para los ganaderos españoles, que les ayuda a mantener su competitividad frente a otros países”. Para Cesfac, “está claro que las resistencias antimicrobianas son un desafío para toda Europa y no sólo en el ámbito de la sanidad animal, sino en la humana. Los veterinarios, ganaderos y fabricantes de piensos están concienciados desde hace tiempo en trabajar para minimizar estas resistencias”. La Confederación trabaja en la actualidad con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios en las diferentes acciones que se llevan a cabo para minimizar dichas resistencias.

<< volver

Ver canal youtube

Twitter@euroganaderia