Euroganadería
Está viendo:

Apicultor, oficio muy dulce

Ángel Marqués. Periodista

Estamos en plena temporada de recogida de miel de brezo y “míelatos” de encina.  En los meses de junio y julio es el momento de la de tomillo y romero que se recoge por los apicultores una de las profesiones más importantes porque el producto de la miel es fundamental en la cadena alimentaria y en la sostenibilidad del sistema. El apicultor (también conocido como colmenero) es una persona que cuida y mantiene a las abejas melíferas con el propósito de obtener de ellas los beneficios que pueden brindar, siendo el principal de estos la polinización, además de la clásica y ampliamente conocida, producción de la miel, la obtención de polen, cera, jalea real y veneno (apitoxina).

El término apicultor, hace referencia a la persona que mantiene a las abejas en colmenas, cajas u otros receptáculos. Las abejas de la miel no están domesticadas y el apicultor no controla a las criaturas. El apicultor tiene las colmenas y las cajas, así como el material asociado, y las abejas son libres de enjambrarse y forrajear cuando quieran, pero normalmente vuelven a la colmena del apicultor mientras esta constituya un refugio oscuro y limpio.

Otra actividad del apicultor, es la crianza de reinas y abejas para venta a otros granjeros; y/o para satisfacer su curiosidad científica por la naturaleza. Un apicultor puede serlo por afición o como actividad profesional. El gallego Benigno Basteiro es uno de los apicultores más reputados a nivel nacional e incluso internacional por su buen manejo de las colmenas y su programa de mejora genética de reinas.

“Me gustaban las abejas ya de niño”, nos dice, sobre el motivo fundamental que le hizo convertirte en apicultor, y añade que “teníamos un colmenar de mi abuelo, que fue donde me inicie con un tío mío, que regresó de Uruguay y que tenía muchos conocimientos en manejo de colmenas, y también, con un maestro que regresó de Cuba quien había traído un libro de apicultura y ambos fabricaron las primeras colmenas modelo langstroth, que es una colmena de cuadros móviles y desarrollo horizontal.

Este profesional de la apicultura nos comenta que actualmente el mayor reto que le plantea su trabajo es controlar el parásito “varroa”, el cambio climático y respetar el medio ambiente.

En relación de cómo se están comportando los precios de la miel nos señala que estos  se comportan de manera distinta, dependiendo del tipo de miel que pongas en el mercado, las mieles oscuras mono florales tienen buenos precios, las mieles claras mil flores lo tienen más difícil ya que tienen que competir con las de importación de bajo precio.

Basteiro es  un pionero en España, en selección y mejora genética de reinas, y esta especialidad la adquirió nos cuenta “viajando por varios países y trabajando con otros apicultores, y con varias razas de abejas, otro manejo, otras floraciones, donde ya estaban seleccionando las abejas de cada zona, lo que me dio a mí la idea de seleccionar las mías, ya que había que corregirle varios defectos por ejemplo que produzcan más miel que no se enjambren y que sean poco agresivas”.

Crecimiento sostenido

El sector apícola español supone alrededor del 0,44% de la Producción Final Ganadera y el 0,17% de la Producción de la Rama Agraria, con un valor anual de su producción (miel, cera y polen) estimado en unos 62 millones de euros. No obstante, el valor de este sector va más allá de lo puramente económico, ya que la apicultura juega un papel fundamental en la conservación del medio natural, la polinización de los cultivos y el mantenimiento de la biodiversidad.

En los últimos años el sector viene manteniendo un crecimiento constante, tanto en número de colmenas, de explotaciones y de apicultores. En el ámbito comunitario, España destaca por su censo de colmenas (alrededor del 16% de las colmenas en la UE), así como por el hecho de que el 80% se encuentra en manos de apicultores profesionales (aquellos que gestionan más de 150 colmenas). El grado de profesionalización de la apicultura en España supera la media de la UE, con alrededor de un 22% de apicultores profesionales. Este perfil, unido a datos productivos y de comercio exterior de gran relevancia, refleja la importancia del sector apícola español.

En el ámbito nacional, la mayor parte del censo de colmenas y de la producción de miel y cera se concentra en las Comunidades Autónomas de Extremadura, Andalucía, Castilla y León y la Comunidad Valenciana. En cuanto al número de explotaciones la relación varía, concentrándose en Castilla y León, Andalucía y Galicia.

Valor terapeútico

Para el Presidente de la Fundación de Amigos de las Abejas, Jesús Llorente, en la actualidad “la miel, con el auge de los alimentos biológicos, goza de una gran reputación como producto natu­ral y bueno para la salud. La miel es realmente un producto biológico de composición compleja, y es además muy diversa, no deberíamos hablar de miel, sino de mieles, como se habla de vinos o quesos”.

La composición química de este alimento, aunque en su contenido la miel varía según las flores de las que procede, la composición química, muy esquematizada, está compuesta por tres valores esenciales: hidratos de carbono, agua y cenizas. Bajo esta aparente simplicidad se esconde la complejidad de un producto biológico del que, sin duda, estamos lejos de conocer todos sus componentes. Las abejas no “operculan” la miel hasta que ésta no alcanza por lo menos un 82 por 100 de materia seca. Se considera como media un 18,6 por 100 de contenido de agua.

A través de todos los tiempos, la miel se ha empleado como remedio para la salud, unas veces consumiéndola y otras, apli­cándola exteriormente.

Una de sus propiedades, plenamente reconocidas de la miel, es su poder antiséptico, que, unido a su poder demulcente, hacen que la miel sea un excelente cicatrizante y protector de la piel, siendo muy empleada tópicamente en quemaduras, heridas y grietas, con excelentes resultados, empleándose en cirugía hospitalaria.

Las propiedades emolientes y refrescantes de la miel la hacen también imprescindible de muchos cosméticos y productos de belleza.

La fructosa de la miel se considera el azúcar mejor tolerado por el diabético. Su alto contenido en este azúcar hace que la miel se utilice pare acelerar el metabolismo del alcohol, en pacientes con intoxicación etílica.

Otra propiedad farmacológica de la miel es su poder laxante. Se considera asimismo relajante y tónica y en muchas ocasio­nes se utiliza para combatir resfriados y laringitis.

Recolección y extracción

La recolección, castra o cata está afectada por una serie de factores que el apicultor tiene que valorar dependiendo del producto final que quiere obtener:

Como punto fundamental, para cualquier cata, que nos indica el momento de realizar la recolección es el nivel de “operculación” de los cuadros que representan la cosecha. Este porcentaje de “operculación” (celdillas con miel, cerradas con cera) estará por encima del 80 por ciento. Realizar la cata con un porcentaje inferior se corre el riesgo que la miel con un exceso de humedad, fermente.

Otro factor que interviene es la zona en la que se encuentran las colmenas, si nuestro “apiario” está en Andalucía, la primera cosecha será mucho más temprana que si se encuentra en Castilla y León.

Por otra parte, si el apicultor quiere obtener mieles “monoflorales”, deberá realizar la cata en cuento la floración, que las abejas están pecoreando, finalice pues de lo contrario una siguiente floración en la zona de aprovechamiento hará que la miel producida en esta ocasión se mezcle con la primera y el resultado final será una miel “multifloral”.

En España, con una apicultura en la que destaca de forma muy importante la trashumancia, el apicultor que realiza está práctica realiza la castra cuando termine la floración del primer asentamiento y antes de realizar el siguiente movimiento.

La extracción de la miel debe hacerse inmediatamente después, si no es a la vez, de la cata para no tener que calentar los panales. Si hemos de calentar, nunca lo haremos con temperaturas superiores a 35º C.

Una vez que los panales con miel están en la sala de procesado, es necesario “desopercularlos”, es decir, eliminar la capa de cera que cubre a las celdillas. Para esta operación se utilizan cuchillos eléctricos o máquinas desoperculadoras con un mayor o menor automatismo.

El extractor permanecerá cerrado mientras se saca la miel para evitar pérdidas de aromas con una aireación excesiva. También evitaremos así la contaminación con polvo del ambiente que además de entrañar un peligro sanitario conlleva la incorporación de cristales microscópicos que aceleran la cristalización por servir de núcleos primarios. Por estas razones el tiempo de extracción debe ser mínimo.

El filtrado de la miel ha de hacerse lo más pronto posible, una vez que la hemos sacado de los panales, porque en la miel extractada tendremos siempre una serie de elementos extraños que es mejor eliminar cuanto antes, especialmente los restos de abejas.

Después del filtrado la miel pasa a los decantadores cuyo proceso no debe exceder de 24 a 48 horas, mantendremos la temperatura entre los 35 y los 45º C.

Normalmente, a las 48 horas, podemos” desespumar” la miel (restos de cera burbujas de aire) quedando lista para envasar o pasarla a recipientes de no más de 50 Kg, que pasarán al almacén.

Diversidad y calidad

Existen gran variedad de mieles, ya que su sabor y color dependen de la flor de la que procede el néctar. Podemos distinguir como más comunes las mieles de romero, azahar, girasol, eucalipto, can­tueso, espliego, tomillo, brezo, albaida, miel de bosque, etcétera.

Podemos definir la calidad de la miel de muchas maneras más o menos objetivas, pero existen unos criterios de calidad que son aplicables a todas las mieles y que encontramos en la «Norma de calidad para la miel destinada al mercado interior», del Código Alimentario Español, según Orden de la Presidencia del Gobierno de 5 de agosto de 1983 («BOE» 193/13/83).

Protagonistas

Para Luis Pérez Ventosa, apicultor desde hace 40 años, amante de la naturaleza y fundador de la Fundación de la defensa de las abejas en España, “estos insectos son los auténticos protagonistas y el apicultor debe cuidarlos y obtener los productos que ellas elaboran con la máxima calidad posible, los apicultores profesionales suelen realizar trashumancia con sus colmenas siguiendo las floraciones principales a lo largo de la península, la Fundación tiene colmenares exclusivos de polinización que permanecen en el mismo sitio durante todo el año, pues hay plantas que florecen incluso en invierno y necesitan ser polinizadas, estos colmenares suelen estar en zonas degradadas que han sufrido incendios forestales recientes o donde no van apicultores profesionales por las dificultades de acceso”.

“Actualmente se mueren alrededor del 20% de las mismas todos los años, dedicamos una parte de la cabaña a reproducción de las bajas criando reinas y enjambres, otra parte a producción. Los productos principales son miel, polen, cera y propóleos pero existen varios productos más que solo unos pocos producen en España estos son jalea real y veneno”.

Apicultura

La profesión de apicultor está estrechamente ligada a la miel, aunque no es el único producto que elaboran las abejas, la miel es uno de los principales productos de la apicultura desde siempre y es el principal para todos los apicultores.

Este técnico en apicultura, Luis Pérez, se queja de la falta de investigación en el sector de la apicultura, pues nos dice que “ los problemas que tiene la apicultura no dejan de crecer”.

“En la Fundación Amigos de las Abejas consideramos que la mejora genética de nuestra Apis “melifera iberiensis” es un proyecto fundamental, porque mientras no consigamos que nuestras abejas puedan defenderse por sus propios medios de la “Varroa” tendremos ahí una amenaza latente que obliga a los apicultores a hacer continuos tratamientos de desparasitación”.

“Colaboramos en los proyectos de investigación que nos solicitan y por otro lado, desarrollamos proyectos propios sobre el control del ácaro “Varroa”, mediante nuestro colmenar sin tratamientos que ofrecemos sin éxito para hacer prácticas sobre el mismo a equipos de investigación y universidades que lo deseen”.

<< volver

youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia