Euroganadería
Está viendo:

Exportación de animales vivos de vacuno de carne

RE

España exportó en 2014 un total de 118.297 cabezas de vacuno de carne, de las que 52.824 tuvieron como destino terceros países (fuera de la Unión Europea). Se trató de un ligero descenso de poco más del 3% con respecto al año anterior y que se unió al ya experimentado entre 2012 y 2013, todavía más pronunciado.

Sin embargo, por lo comprobado en el primer semestre de este 2015, la tendencia ha dado un giro de 180% (Datacomex): de los 58,50 millones de euros facturados entre enero-junio del año pasado hemos pasado a los 99,84 millones en la misma franja temporal del actual. O lo que es lo mismo, un aumento del 71%, que se hace todavía más patente si extrapolamos únicamente las exportaciones a países terceros. En este caso, el aumento es del 131%: 69,31 millones de euros frente a los anteriores 30,06.

Para el director general de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Valentín Almansa, la situación “es muy positiva”. “Las exportaciones de animales vivos tienen un claro valor estratégico ya que funcionan como sistema de seguridad de nuestro mercado: cuando los precios caen, crecen, y se reducen con precios superiores”.

Para ampliar los datos anteriormente citados Almansa cita estadísticas de CEXGAN que recogen el comportamiento, en los últimos años, de las exportaciones de animales vivos de vacuno con destino a sacrificio en el periodo enero-agosto. Si en ese lapso de 2013 se habían exportado 45.000 cabezas, por 34.000 en 2014, en el mismo período de este año se superaron las 84.000.

“Es decir, nuestra red de seguridad está funcionando a pleno rendimiento”, apostilla Almansa.

En lo que respecta al valor, el Magrama maneja cifras (Datacomex) del último año móvil disponible en cuanto a exportación de animales vacunos vivos que alcanzan los 104 millones de euros, lo que se traduce en un incremento del 60% con respecto al año anterior.

¿Qué causas están favoreciendo este aumento?

“Como ya he dicho, el caso de los animales vivos es un mercado estratégico que está muy bien asentado con un número estable de operadores que actúan sobre él”, apunta el director general de Sanidad de la Producción Agraria. “A este comercio le concedemos mucha importancia ya que supone una garantía de precios para nuestro sector”.

Desde la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac) apuntan varias causas principales que explican el crecimiento –“la mayor disponibilidad interna de animales y su relación con el consumo a nivel nacional y la actividad exportadora de la industria cárnica; la paridad euro-dólar; nuestro precio interno, que nos hace ser más competitivos, por ejemplo, con países como Francia- u otras más indirectas, como el buen ritmo de envíos en barco de ovino español.

Como es obvio, también los productores ven con satisfacción el aumento de los envíos de animales vivos. Utilizan la expresión ya mencionada de “red de seguridad”, al regular los procesos de comercio interno dando salida al exceso de la oferta.

Sin embargo, para el secretario de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice), Miguel Huerta, el producto de valor añadido debería primar en las exportaciones. “Nosotros como industria preferimos que se exporte producto procesado, carnes, en lugar de animales vivos”, señala. En este caso, “necesitamos que se abran mercados de altísimo interés (como China y otros muchos) que aún hoy están vedados a nuestras exportaciones, que se trabaje en la promoción de nuestros productos, en el mercado interior y en terceros países”. Huerta menciona Provacuno, la interprofesional de la carne de vacuno puesta en marcha hace un año, concebida “como mesa de diálogo sectorial en la que las organizaciones que representamos a los diferentes eslabones de la producción ganadera, la industria y comercialización trabajaremos de forma consensuada para afrontar los numerosos retos que marcarán el futuro del sector”.

A dónde exportamos

Como destinatarios de nuestros animales se mantienen terceros países como Líbano, Libia, Marruecos o Argelia. Destaca la fuerte subida experimentada desde Argelia (de los 17.908 animales en 2013 a los 26.894 en 2014).

“Vemos con interés la aparición de 11 mercados nuevos en 2015 que sin duda ayudarán a seguir creciendo”, comenta Almansa. En la actualidad, el Magrama se encuentra en negociaciones con países como Arabia Saudí en los que el sector ha depositado un gran interés.

La Administración juega un papel determinante a la hora de allanar el camino a nuestras empresas. Por un lado, facilita todos los trámites para la obtención de los certificados de exportación. “Se trata de reducir al máximo la carga burocrática pero sin reducir las garantías que los terceros países nos solicitan. Ser certificadores fiables es la mejor garantía de sostenibilidad de este mercado”, señala Almansa. Por el otro, conducen las negociaciones con las autoridades pertinentes de esos terceros países en busca de las condiciones necesarias para exportar. Las oportunidades de mercado parten de los operadores, las más de las veces atentos a los movimientos que se producen. “Este es un trabajo que, salvo excepciones, siempre hay que plantear a largo y medio plazo, ya que normalmente las conversaciones y los trámites suelen ser largos y a veces complicados”, finaliza el director general.

<< volver

Ver canal youtube

Twitter@euroganaderia