grupo INTERNOVAGRO
Euroganadería
Está viendo:

No sé cómo, pero el empleo agroalimentario se mantiene

Ricardo Migueláñez

Con ligeros descensos en el número de activos y de ocupación, las actividades del sector primario y de la industria agroalimentaria mantuvieron por lo general su empleo durante el pasado año, de acuerdo a los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE) a cierre de 2018.

En conjunto, ambos sectores sumaban al final del cuarto trimestre del año pasado un total de 1.559.200 activos, lo que supone un 2,46% y 39.300 menos que en el mismo periodo de 2017, aunque creciendo un 3,82% y en 57.400 personas sobre el tercer trimestre de 2018.

De esa cifra total, 1.339.800 personas estaban ocupadas (85,9%) y 219.400 estaban en paro (14,1%). Mientras que el número de ocupados en relación al año anterior descendía solo un 0,62% y en 8.300 personas, el de parados bajaba mucho más, un 12,4% y en 31.000 personas en ambos sectores de actividad.

En el sector primario (agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y acuicultura), el número de activos al final de 2018 era de 998.700 personas, con un aumento de 36.000 personas (+3,7%) respecto al trimestre anterior, pero un 2,1% y 21.000 personas menos respecto al cierre del año anterior.  De estos activos totales, unos 825.600 (82,7%) estaban ocupados y 173.100 (17,3%) en situación de paro.

Los activos en la rama específicamente agraria (agricultura, ganadería, caza y servicios relacionados) eran 920.200 personas, un 4,38% y 38.600 más que en tercer trimestre de 2018, pero un 2,86% y 27.100 menos que a finales de 2017.

Los ocupados en esta rama de actividad sumaban 756.900 personas, un 82,3% del total de activos agrarios, con un aumento del  9,11% y de 63.200 personas sobre finales del tercer trimestre, así como un ligero alza del 0,34% y de 2.600 sobre el año anterior, mientras que los parados agrarios eran 163.300, un 17,7% del total de activos, con un descenso del 13,09% y de 24.600 desempleados sobre el tercer trimestre y también un 15,39% y 29.700 parados menos respecto a los que había a finales de 2017.

En la actividad de silvicultura y explotación forestal había 36.500 activos, de los que 29.800 (81,6%) estaban ocupados y 6.700 (18,4%) estaban en paro. La ocupación solo cayó un 0,33% y en un centenar de personas, pero el paro aumentó casi un 56% y en 2.400 personas respecto al mismo periodo de 2017.

Por último, en la actividad primaria de pesca y acuicultura, el número de activos a finales de 2018 era de 41.900 personas, con un aumento del 9,7% y de 3.700 respecto a finales del cuarto trimestre de 2017. Los ocupados en la misma eran de 38.900 personas (92,8%), tras subir un 6,6% y en 2.400 en el último año, mientras que los parados eran 3.000 (7,2%), tras incrementarse también un 76,5% y en 1.300 desempleados.

Como es habitual en el último trimestre del año, debido a las cosechas de olivar y de hortícolas, frutales de pepita y hortícolas de invierno y de invernadero, la ocupación aumentó en 57.000 personas sobre el tercer trimestre de 2018, un 7,4% más. Aunque ese aumento fue superior al que se produjo (43.700 personas ocupadas más) en el mismo periodo de 2017, se quedó por debajo de la media (65.500 ocupados) de los cinco años anteriores (2013-2017).

Más ocupados

De un año acá, el número de ocupados en la actividad primaria aumentó un 0,6% y en 4.900 empleos, con lo que se recupera la creación de empleo en este sector, dejando atrás tres trimestres consecutivos de descenso interanuales.

De los ocupados en esta actividad, un 94% del total y 776.200 ejercían la misma a finales de 2018 a tiempo completo, con un aumento del 8,54% y de 61.100 personas respecto al tercer trimestre y del 0,6% y de 4.900 personas más en relación al mismo periodo del año anterior. Mientras, el 6% restante y 49.300 ocupados la ejercían a tiempo parcial, un 7,5% y 4.000 personas menos que un trimestre antes, pero un 10,54% y 4.700 personas más que a finales del 2017 anterior.

De todos los ocupados en el sector primario a finales de 2018, prácticamente un 37,1% y 306.400 personas eran trabajadores por cuenta propia. De estos, casi un 18% y 54.800 ejercían como empleadores; otro 77% y 236.000 estaban ocupados como empresarios sin asalariados o como trabajadores independientes; un 1,34% y 4.100 eran miembros de una cooperativa, y el 3,8% restante y 11.600 ocupados lo eran como ayuda en la empresa o negocio familiar.

Cerca del 63% de los ocupados en el sector primario eran asalariados, con 519.100 personas, la mayor parte (98,3%) en el sector privado y apenas 8.800 (1,7%) en el sector público. Casi un 41% del total de los asalariados y 212.100 personas tenían contrato indefinido y el 59% restante y 307.000 personas contaban con contrato temporal, es decir, adaptado en gran parte a las tareas que, como las cosechas, demandaban mano de obra de forma puntual.

Ocupados por edad

De los casi 826.000 ocupados en el sector primario, un 27,7% y 228.500 personas tenían de 40 a 49 años de edad; otro 26,1% y 215.400 personas, de 50 a 59 años. Sumando ambos, más de la mitad, casi un 54% del total de los ocupados en la actividad primaria, tenían una edad de entre 40 y 60 años.

Otro 24,2% y 199.500 personas ocupadas tenían a finales de 2018 entre 30 y 39 años de edad; otro 7,6% y 62.600 ocupados contaban a cierre de 2018 con 60-64 años; otro 7,4% y 61.300 personas estaban en el tramo de 25 a 29 años; otro 3,9% y 32.600 ocupados, entre 20 y 24 años; otro 1,7% y 14.100 personas contaban de 65 a 69 años; casi un 1,1% y 8.900 ocupados tenían entre 16 y 19 años y, por último, un 0,3% y 2.700 ocupados contaban con 70 y más años de edad.

Distribución regional

Por Comunidades Autónomas, un 36,2% de los activos en esta actividad se encontraban en Andalucía, con 361.200 personas, con 266.200 ocupados (73,4% del total nacional) y 94.000 parados (26,6%).

A continuación, la Región de Murcia, con 91.900 activos (9,2%), con 80.800 ocupados (87,9%) y 11.100 parados (12,1%), y Comunidad Valenciana, con 78.400 activos (7,85%), de los cuales, 68.300 (87,1%) estaban ocupados y 10.100 (12,9%) en situación de paro; Galicia, con 72.500 activos (7,3%), con 67.900 ocupados (93,7%) y 4.600 activos en paro (6,3%), etcétera.

Nacionalidad de los ocupados

Por último, un  76,1% y 628.000 ocupados en la actividad primaria eran de nacionalidad española y un 22,1% y 182.300 personas eran de nacionalidad extranjera, a lo que hay que añadir otro 1,85% y 15.300 personas contaban con doble nacionalidad (es decir, además de la española, tenían nacionalidad extranjera).

Del total de los extranjeros, un 31,3% y 57.100 ocupados procedían de otros países de la Unión Europea, otro 2,14% y 3.900 ocupados eran europeos, pero no comunitarios; casi un 19% y 34.600 ocupados procedían de países de América Latina, y la mayoría, casi un 48% y 86.700 personas tenían otra nacionalidad distinta a las señaladas o eran apátridas.

A consecuencia de esa mayor actividad en este sector, el número de parados bajó un 10,9% y en 21.200 personas durante el último trimestre de 2018 respecto al anterior. Se trata, no obstante, de un descenso inferior al del mismo periodo de 2017, cuando el desempleo bajó en 36.100 personas y también está por debajo de la caída media (-29.340 desempleados) del último quinquenio.

El descenso del paro en la actividad primaria en relación a un año antes  (finales de 2018) fue del 13% y en 25.900 parados menos. Este descenso en el número de parados mantiene la misma dinámica desde 2015, lo que puede ser indicativo también de la recuperación del empleo en otros sectores de la actividad económica española (servicios, industria o construcción) y de que hacia allí se hayan derivado algunos activos que estaban trabajando en la actividad primaria.

Industria agroalimentaria

El número de activos en la industria agroalimentaria (alimentación, bebidas y tabaco) al cierre de 2018 era de 569.500 personas. De éstas, 514.200 (90,3%) estaban ocupadas y solo 46.300 (9,7%) en situación de desempleo.

Los activos aumentaron un 3,97% y en 21.400 personas respecto a los que había en el tercer trimestre del pasado año (539.100 personas), pero disminuyen un 3,2% y en 18.300 personas respecto a los de un año antes (578.800 personas).

Un 86,2% del total de los activos agroalimentarios estaba en la industria de la alimentación, con 483.400 personas, con un alza de casi un 2% y de 9.300 personas sobre el tercer trimestre de 2018, pero con un importante descenso del 6,66% y de 34.500 personas respecto al mismo periodo del año anterior.

Otro 13,1% de estos activos estaba en la industria de fabricación de bebidas, con 73.500 personas, tras aumentar un 19,2% y en 11.800 personas respecto al tercer trimestre del pasado año y un 25,6% y en 15.000 personas sobre el año anterior, mientras que la industria del tabaco contaba con 3.600 activos, un 9,1% y 300 más sobre el trimestre anterior y un 50% y 1.200 más sobre un año antes.

La ocupación en la actividad industrial agroalimentaria aumentó un 4% y en 19.800 personas a finales de año respecto al trimestre anterior, con 514.200 empleados, pero en términos interanuales los ocupados disminuyen un 2,5% ye en 13.200 personas. A pesar de esta disminución, la cuantía del descenso es menor que la del trimestre anterior, apuntando quizás a un cambio de tendencia hacia valores positivos.

Del total de los ocupados, un 86,2% estaban en la industria de la alimentación, con 443.400 personas, con un aumento del 2,3% y de 10.000 personas en el último trimestre de 2018 sobre el anterior, pero con una caída del 5,94% y de 28.000 ocupados sobre un año antes.

Otro 13,1% y 67.300 personas en la industria fabricante de bebidas, con un alza del 16,2% y de 9.400 personas  a nivel intertrimestral y del 25,3% y de 13.600 más sobre finales de 2017, mientras que la industria del tabaco vio subir un 12,9% y en 400 personas su ocupación en el  cuarto trimestre de 2018, hasta 3.500, así como un 52,2% y en 1.200 personas en un año.

El número de parados en la industria agroalimentaria española aumentó un 3,6% y en 1.600 personas, hasta 46.300 (8,26% del total de activos) respecto al trimestre anterior, como viene siendo habitual. Sin embargo, este aumento a finales de 2018 es bastante inferior al del mismo periodo de 2017, cuando la cifra de desempleados aumentó en 6.600, como a la de la media del último lustro (2013-2017), que fue de 7.540 desempleados más. De un año acá, los parados de la primera actividad industrial de España bajan un 9,9% y en 5.100 desempleados menos.

Un 86,4% del total de estos desempleados eran de la industria de alimentación, con 40.000 desempleados, tras bajar un 1,7% y en 700 personas en el último trimestre de 2018 y en casi un 14% y en 6.500 personas en el último año.

Otro 13,4% y 6.200 parados pertenecían a la industria de fabricación de bebidas, con 6.200 desempleados, un 63,2% y 2.400 más entre trimestres y un 29,2% y 1.400 personas más respecto a un año antes, mientras que en la industria del tabaco el paro afectó a un centenar de personas, un 2,78% del total de activos.

<< volver

Ver canal youtube

Twitter@euroganaderia