Euroganadería
Está viendo:

Consejo de Ministros sociales, campo y medio rural, los grandes ausentes

firma euroganadería

A escasas semanas de las elecciones generales y antes del inicio oficial de la campaña, los consejos de ministros de los viernes se han convertido y parece van a seguir, en el mecanismo del gobierno para sacar adelante diferentes compromisos fundamentalmente de carácter social, empleo, dependencia, salarios, ayudas, derechos de paternidad, alquileres, etc que figuraban en el programa socialista y que no llegaron a entrar vía parlamentaria ante el fin adelantado de la legislatura por falta de unos presupuestos. Las medidas que van cayendo suponen un incremento de gastos que, desde el gobierno dan por hecho, se cubrirán con incrementos de los ingresos por la fiscalidad, mientras desde la oposición y diferentes instituciones financieras dan también por hecho que acarrearán a un mayor déficit.

En relación con esta avalancha de medidas de carácter social de precampaña, está por conocer su encaje en la cuentas públicas, pero sobre todo, ver quién se adjudica su paternidad ante el electorado, si los socialistas o las mareas de Podemos. En cualquier caso, ese conjunto de medidas sociales y económicas en defensa de la igualdad, en el apoyo a la dependencia, por los menos favorecidos, por decreto, en el sector agrario causan envidia, provocando una situación de despecho y sensación de olvidados.

En este tirar la casa por la ventana en aras de luchar contra la marginación o desprotección social, la realidad es que, si en este país hay colectivos desprotegidos en diferentes parcelas de su actividad y del medio, dependientes, en condiciones de marginación, ese es el medio rural en proceso de extinción, no todo, cuyas consecuencias sufren desde los niños a las personas de edad, pasando por las mujeres. Y en este final- festival adelantado de la legislatura donde parece caben las respuestas a todas las reivindicaciones de diferentes colectivos; donde el gobierno, en aras de cumplir su programas no tiene temor a enfrentarse a nadie hacia arriba, sería bueno que, en lo que afecta al sector agrario y al mundo rural, se abordaran cuestiones de verdad urgentes, que no fue posible solucionar en el pasado y otras que en la actualidad figuran como objetivos prioritarios en los carteles o en las proclamas, pero que, a la hora de la verdad, se consideran de segunda. Además, sin coste presupuestario.

Y puestos a pedir a esos Consejos de ministros sociales, por qué no dar una salida a la vieja demanda de las tarifas de riego ahora, hoy en tiempo de sequía en pleno invierno, donde el coste del riego amenaza la rentabilidad de diferentes cultivos e incluso el futuro de otros como la remolacha. Desde el Ministerio de la Transición, el del futuro, balones fuera; ahora no cabría esa demanda cuando su idea es que la salida no pasa por la energía eléctrica convencional ni por el gasóleo, sino por la energía verde. Vale. Pero, mientras llega ese final feliz, el país de verde que pintaba una vidente de la cosa agraria como Rosa Aguilar, un gobierno que quiere dar respuestas sociales, que defiende la sostenibilidad de ese colectivo, no puede cruzarse de brazos. Y, si ha tenido la decisión de enfrentarse a otros poderes, en la misma línea, no habría razones para no hacer lo mismo con las eléctricas por una cuestión claramente injusta como es pagar por lo que no se utiliza.

Se les llena la boca a los políticos del gobierno, también a los anteriores, para hablar contra el despoblamiento rural, se repiten y reiteran las medidas necesarias, mientras no se ha llevado a esos Consejos ninguna decisión enfocada a apoyar la actividad en el medio, medidas fiscales, incentivos a la inversión, impuestos, apoyo a la dependencia, a la igualdad de oportunidades desde la escuela a los servicios médicos, asistenciales; a la movilidad, a esa mujer sin jornada que atiende la casa, la explotación y a los mayores, que no se manifiesta porque estuvo siempre silenciada atada a la explotación; a los miles y miles de jubilados que tampoco se movilizan porque ya no creen en nada y solo saben seguir montados en el tractor porque no les llega la pensión a la que tienen derecho por su cotización, similar a la no contributiva, mientras se espera una oferta digna para su salida que movilizara la tierra para los jóvenes sin dañar un patrimonio que han labrado durante décadas…

Medidas económicas de gran calado social sería dejar las cosas claras ante Economía y Competencia sobre la necesidad de vigilar más los pactos de los grandes grupos que compran los productos agrarios y los que venden los medios de producción y la discriminación que supone negar prácticamente a la producción la posibilidad de unirse y negociar precios. No se demanda una política de precios mínimos como la que se trataba de impulsara en los precios máximos para los alquileres, pero sí al menos, algún mecanismo para tratar de vigilar el comportamiento de los precios de ida y de vuelta para la economía agraria y acabar con la amenaza permanente de Competencia y una Cadena que de valor a lo agrario.

Porque, si hay un colectivo, un medio que necesita medidas sociales y económicas, a pesar de eso de la subida de la renta, no es otro que el medio rural despoblado. Y no es ya  solo un problema de sensibilidad del actual gobierno. Otros estuvieron en Moncloa con la misma sensibilidad y otros que aspiran a llegar, entre sus pocas propuestas dominaban las destinadas solo al ahorro, no aumentar servicios y otras de calado como eliminar las diputaciones, deficiencias a mejorar y comadreos a solventar, que hoy son casi los únicos instrumentos más cercanos que llegan a miles de esos pequeños pueblos en ruina.

Si esto sucede ahora con cinco votos en juego, ausencia de Consejos de Ministros sociales para el sector agrario, qué no será cuando esos votos se hallen ya depositados en las urnas más grandes de los camposantos. Y los guardias rurales del Seprona, porque alguien deberá seguir vigilando el territorio y a los agricultores urbanos para que empleen legalmente la semilla de siembra, dirán a quienes se acerquen por la ruta verde de fin de semana.”Aquí hubo un pueblo”.

<< volver

Ver canal youtube

Twitter@euroganaderia