Euroganadería
Está viendo:

Todos los huevos en la cesta de la INLAC

firma ricardo

En este ajetreado mes de agosto, las negociaciones entre los diferentes agentes del sector lácteo, incluyendo la distribución, han avanzado esta semana un poco más con la presentación por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) de una batería de propuestas para  tratar de solucionar esta situación, que no olvidemos es un problema europeo. Isabel García Tejerina ha cogido “el toro por los cuernos” y les ha dicho a cada eslabón de la cadena lo que tiene que hacer. Además, se ha comprometido a realizar una serie de acciones de promoción y otras de control que también pueden ser necesarias.

El Magrama confía parte de la resolución del problema en el funcionamiento de la Interprofesional Láctea (Inlac), lo cual podría hacer perder poder a cada una de las organizaciones que la conforman por separado y, por tanto, hacerlo más difícil todavía. Sin embargo, es cierto que podría hacer un papel de interlocutor aguas arriba que el sector necesita, además de lo típico que hacen este tipo de organizaciones como son los contratos y las cuestiones técnicas que habría que implementar para cumplir con los compromisos adquiridos por la hoja de ruta del ministerio.

Por su parte, las industrias también tienen un papelón, porque aunque se comprometan a comprar la leche, no pueden comprar toda la que se produce (ni siquiera la que se producía antes del final de las cuotas) ya  que el consumo ha caído otra vez en España y por tanto sus necesidades son menores.

La distribución por su parte también hace suyas las obligaciones de no utilizar la leche como producto reclamo, además de indicar el origen, entre otras. Y los productores y cooperativas se comprometen a constituir organizaciones de productores sólidas y a trabajar todos en la misma dirección.

Todos tienen deberes, porque así se han comprometido con el Ministerio y ahora tienen que ir cumpliendo. Lo que ha dejado claro la ministra es que no se pueden pactar precios y por ello han explicado que lo que se acordó en Francia no es exactamente un pacto de precios, porque lo prohíbe la legislación comunitaria.

Además, el Ministerio se ha comprometido a pedir un incremento temporal de los precios de intervención de la leche desnatada en polvo y de la mantequilla en el próximo Consejo de Ministros de la UE del 7 de septiembre con el objetivo de retirar cantidades de estos productos del mercado.

Al César lo que es del César y hay que reconocer que el Ministerio ha trabajando bastante el tema de la leche y productos lácteos durante toda la legislatura. Otros productos han tenido su apoyo un año sí y otro no, pero la leche siempre ha estado entre las acciones de promoción y de otra índole desarrolladas por el Magrama.

ministra Tejerina

En la “Propuesta de acuerdo del sector para la estabilidad y sostenibilidad de la cadena de valor de la leche y los productos lácteos” que se presentó en la reunión de esta semana, la ministra Tejerina también planteó otras medidas como la creación de un contrato tipo que evite que quede leche sin recoger y permita una planificación a largo plazo para los productores, así como la promoción de los productos de origen español y de la información transparente tanto dentro como fuera de nuestro país.

Por su parte, COAG y UPA consideran que la ministra les sigue dejando a merced de la buena voluntad de la industria y los distribuidores y reiteran que la única solución viable es establecer precios mínimos como han hecho los vecinos franceses, una medida que el gobierno se niega a aceptar.

Sin embargo, el sábado la ministra sorprendió en Agropopular con la puesta en marcha de una ayuda de 300 euros por vaca para aquellas explotaciones que estén vendiendo la leche por debajo de la rentabilidad. No sé cómo lo piensa hacer García Tejerina, -parece un triple mortal con tirabuzón- pero podría ser una buena ayuda para muchos ganaderos.

Mientras tanto, el calendario de protestas de las asociaciones de ganaderos sigue su curso, la última, el 20 agosto en Vilalba, Lugo.

El presupuesto del Ministerio se reduce un 13,3%

Recientemente, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha hecho públicos los presupuestos para 2016, que se reducen un 13,3% con respecto a los de 2015 hasta quedarse en 9.765,9 millones de euros. El MAGRAMA achaca este recorte a la reducción de ayudas provenientes de los fondos europeos FEADER para la ejecución de los Programas de Desarrollo Rural, que descienden en 1.327,8 millones de euros, pero el Ministerio insiste en que las partidas importantes del sector se mantienen e incluso se incrementan en algunos casos.

Destaca especialmente el aumento de las partidas destinadas a la política forestal, donde se incluyen, entre otras cosas, la lucha contra los incendios forestales, cuya partida aumenta un 5,93%, y los seguros agrarios, que aumentan un 6,1%, como ha defendido en el Congreso de los diputados el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas.

En cuanto a la pesca, el secretario general de Pesca, Andrés Hermida, ha señalado que estos presupuestos permitirán cumplir los objetivos del Gobierno sobre mejora de las estructuras y mercados pesqueros y protección de los recursos, así como la puesta en marcha del programa operativo del nuevo Fondo Europeo Marítimo y de Pesca. Además, el presupuesto para el año que viene contempla la financiación de actividades de ajuste de la flota, a través de la paralización temporal por motivos biológicos y a la paralización definitiva de la actividad pesquera, pero también potencia las actividades de investigación,  la conservación de los recursos marinos, y el impulso a la actividad acuícola.

<< volver

14/09/2018

Bruselas reclama soberania

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

Ver canal youtube

Twitter@euroganaderia