Euroganadería
Está viendo:

Mucha demanda para tan poca legumbre

  • España es un país importador neto de lentejas, garbanzos y judías secas debido a la insuficiencia de la demanda interna
firma
legumbre

Las legumbres, alimentos presentes en la mayoría de los platos típicos de España y sobre todo en los días más fríos del año, constituyen una parte importante de la dieta mediterránea. Los garbanzos, las lentejas y las judías son productos que, hasta el año 2013, han supuesto un alza en nuestro país y que, por desgracia, están siendo fruto de un declive prolongado y causado por nuestros propios hábitos. El nuevo estilo de vida tan ajetreado que la sociedad ha acabado imponiendo ha provocado que las legumbres secas hayan dado paso a las legumbres enlatadas, y esto puede ser un problema.

La producción de legumbres de España está muy por detrás de la demanda interna, y gran parte de la culpa recae en las condiciones secas prevalecientes en la temporada productiva junio-julio 2017/18, puesto que con la notable excepción de las judías secas, la gran mayoría de la producción de legumbres en España se lleva a cabo en condiciones no irrigadas. Estas condiciones han disminuido los rendimientos y, en consecuencia, impulsado la importación necesaria para satisfacer la demanda interna, que abre oportunidades de exportación para legumbres de EE.UU, segundo mayor proveedor de lentejas, garbanzos y judías secas respectivamente.

Estos cultivos son interesantes desde el punto de vista de la rotación de cultivos como alternativa a los granos y para cumplir con los requisitos de ecologización. Aún así, las legumbres son un cultivo menor en España, y la producción nacional (algunas de las cuales están reconocidas por varias indicaciones geográficas), está lejos de cumplir con la demanda de los consumidores españoles.

sequía

Dependientes del clima

Dentro de España, Castilla-La Mancha es la principal región productora de lentejas, mientras que Andalucía lidera la producción de garbanzos. Ambas legumbres compiten por el área con los granos de invierno y comparten el mismo ciclo de cultivo. Las lentejas y los garbanzos se siembran en otoño en áreas más cálidas (del sur), pero también pueden ser sembradoss más tarde en invierno en áreas más frías (del norte). Entre 2004 y 2007, el área sembrada con lentejas y garbanzos fue rechazada bruscamente, aunque en este último periodo 2017/18 estos dos últimos cultivos leguminosos han registrado un aumento de área.

De acuerdo con la encuesta de uso de suelo agrícola (Esyrce), la gran mayoría de las lentejas y los garbanzos (más del 90%) se cultivan sin irrigación. Como consecuencia, los rendimientos finales dependen por completo de la probabilidad y cantidad de precipitación. Por desgracia, las altas temperaturas y la falta de la precipitación predominante en todo el ciclo de cultivo de granos y legumbres ha reducido significativamente los rendimientos en 2017/18.

Castilla y León, y Galicia registran la mayoría de las judías secas, ya que generalmente se siembran en primavera en tierras de regadío por las cantidades significativas de agua que necesitan, además de su alta sensibilidad a bajas temperaturas. Son buenas noticias camufladas para este cultivo, que se ha mantenido bastante estable a lo largo de los años a causa de los malos márgenes de cultivo para riego del maíz y otros cultivos alternativos, lo que puede explicar parcialmente el continuo aumento de los cultivos de judías secas desde 2013/14 hasta el presente.

garbanzos

Las legumbres en nuestra dieta

Las legumbres se consideran una parte importante de la dieta mediterránea tradicional. El consumo total de las mismas después de alcanzar el máximo en 2013, ha tenido una tendencia constante negativa, aunque según los datos disponibles para el primer semestre de 2017 muestra una ligera recuperación.

Respecto al consumo doméstico, las legumbres secas han dominado tradicionalmente el mercado familiar español, pero su consumo ha llegado a un punto muerto y ha comenzado a decaer debido, en gran parte, a que ya no están adaptados a los estilos de vida modernos. En contraposición, el consumo de legumbres enlatadas continúa aumentando, muy probablemente debido a los hábitos hacia productos listos para el consumo. Si la tendencia actual continúa, en 2017 el consumo de legumbres enlatadas puede exceder el consumo de legumbres secas por primera vez en la historia.

De acuerdo con los datos de consumo del Mapama, los garbanzos son la legumbre preferida, que representa casi el 40 por ciento del consumo de legumbres en el hogar en España, mientras que las lentejas y las judías representan, respectivamente, el 30 y el 29 por ciento de la demanda de legumbres en el país.

Un país importador neto

España es un importador neto de lentejas, garbanzos y judías secas debido a la insuficiencia de la demanda interna. En este sentido, las exportaciones de legumbres son claramente insignificantes y se dirigen principalmente a otros países vecinos de la Unión Europea. Estados Unidos es el origen de más del 50% de las lentejas importadas a España, seguido de Canadá. Los datos para 2016/17 muestran un aumento en las exportaciones de lentejas de EE.UU y de la UE a España, mientras que las exportaciones de Canadá se han visto reducidas.

México suministra el 50% del mercado de importación de garbanzos para España, seguido de nuevo por EE.UU, con el 25%. Los datos 2016/17 muestran una recuperación de las ventas de garbanzo de los EE. UU. en España (ver Tabla 5), mientras que las importaciones totales de garbanzos están en declive.

cultivo

Las importaciones de judías secas, aunque siguen registrando un alto nivel de importación han disminuido después de dos años. Mientras que los volúmenes de importación de EE.UU registran un crecimiento significativo, el resto de países importadores han bajado su porcentaje. En este sentido, Argentina, con más del 50% del mercado de importación, es el principal exportador de judías secas a España, seguido por China y EE.UU, ambos con un 10%.

La economía de los cultivos

Desde 2015, el plan de pago único ha sido reemplazado por el llamado pago básico (BP), es decir, los agricultores reciben un pago de área independientemente del cultivo. El pago básico toma en consideración los diferentes usos de la tierra a nivel de condado: tierra irrigada vs. no irrigada; cultivos permanentes o tierras de pastoreo, por ejemplo. Este pago está influenciado por la cantidad de apoyo recibido previamente por los agricultores que cultivan la tierra. En términos generales, el importe del pago básico asignado a cada región representa el apoyo otorgado al tipo de uso de la tierra.

Una gran parte del apoyo agrícola está vinculado al cumplimiento de las medidas de ecologización. Para cumplir con las medidas, los agricultores deben practicar la diversificación de cultivos. Las granjas entre 10 y 30 hectáreas deben hacer crecer al menos dos cultivos diferentes, y las granjas de más de 30 hectáreas deben cultivar al menos tres cultivos diferentes en sus tierras. En última instancia, esto puede introducir algún incentivo para cultivar legumbres en algunas áreas donde el monocultivo era llevado a cabo.

A partir de 2015/16, según el artículo 52 del Reglamento (CE) 1307/2013, se ha asignado un millón de euros a un máximo de 10.000 hectáreas de legumbres bajo POD o IGP o cultivo orgánico para promover la producción de legumbres de calidad. El pago máximo asciende a 100€ por hectárea y tiene un tope de 3.000€ por granja. En caso de que se rebase la superficie máxima concedida, se prevén reducciones proporcionales.

<< volver

03/05/2018

Las plantas también sienten y padecen

Ricardo Migueláñez. @rmiguelanez

Ver canal youtube

Twitter@euroganaderia