Euroganadería
Está viendo:

Una PAC imposible

firma euroganaderia

Imposibles. Así califica UPA las pretensiones de la Comisión Europea con el presupuesto de la PAC. A los agricultores y ganaderos españoles no les salen las cuentas. La Comisión Europea pretende acometer un recorte de más de 40.000 millones para los próximos seis años en la Política Agraria Común. Al mismo tiempo, los objetivos de esta política son producir cada vez más, con normas más estrictas y con menores protecciones a los agricultores y ganaderos. Algo que es, para la organización agraria UPA, “sencillamente imposible”.

Para el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, la Unión Europea “quiere que seamos los agricultores y ganaderos, una vez más, los paganos de despropósitos históricos como el Brexit, o que asumamos los incrementos de presupuesto para frenar a las personas que quieren entrar en Europa”. Sin embargo, esto es “una trampa”, afirma, ya que la PAC “no es una política para los agricultores, sino para toda la sociedad”.

“La PAC permite que disfrutemos de los alimentos más sanos, más variados, más seguros y de más calidad del mundo. Y para que pueda seguir cumpliendo sus objetivos debe tener un presupuesto fuerte y unos objetivos claros”, ha descrito Lorenzo Ramos.

“Los agricultores y ganaderos españoles no vamos a admitir el recorte que ha planteado la Comisión”, ha asegurado Ramos, a la par que ha instado al Parlamento Europeo y al Consejo de la UE a oponerse a esta propuesta. “Nos tendrán enfrente”, ha sentenciado.

Por su parte, ASAJA considera inaceptables las medidas propuestas por la Comisión Europea para el próximo Marco Financiero Plurianual que implican un recorte del 5 % de cara al próximo presupuesto de la PAC y otro recorte del 4 % en pagos directos. Por si fuera poco, afirman, el cálculo de estos presupuestos de la futura PAC, se ha hecho mediante precios corrientes, lo que resulta engañoso puesto que no tiene en cuenta la inflación, variable esta  fundamental a la hora de calcular presupuestos para desarrollar políticas.

ASAJA no entiende como en un momento en que la renta agrícola se sitúa muy por debajo de la media del resto de los sectores económicos, la Comisión Europea (CE) propone una bajada del 4% de los pagos directos. Se trata de un auténtico despropósito, máxime si se quiere hacer atractiva la incorporación de jóvenes al sector agrario.

Con este injustificado recorte propuesto por los servicios de la CE queda en entredicho que se puedan alcanzar los retos a los que se enfrenta la agricultura europea en la actualidad, como son producir más con menos; respetar el medio ambiente; fijar y generar empleo; y desarrollar las zonas rurales más desfavorecidas.

En opinión de ASAJA, la Comisión Europea no puede cargar sobre las espaldas de los agricultores el coste de la salida del Reino Unido (Brexit) de la UE. Por tanto, demandamos que se aumenten las aportaciones de los EEMM al presupuesto comunitario hasta el 1,3% del Producto Nacional Bruto, tal y como demanda el conjunto del sector y el propio Parlamento Europeo. Si los EEMM consideran que con un aumento hasta el 1,114 será suficiente para dotar de presupuesto a las políticas clásicas (PAC y Cohesión) y que además habrá para las nuevas (migración, control de fronteras, defensa, Erasmus +…) están muy equivocados. Con este aumento tan insuficiente es imposible responder a los retos a los que se enfrentan los 27.

Asimismo, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) considera inaceptable el recorte del 5% en el presupuesto de la Política Agraria Común (PAC). Si tenemos en cuenta la inflación a lo largo de todo el periodo presupuestario (estimada por la CE en el 2% anual), el recorte anunciado supondría una pérdida real del 16,6% de las ayudas que perciben los agricultores, tal y como refleja el análisis comparativo elaborado por los Servicios Técnicos de COAG.

COAG considera que el marco presupuestario presentado es a todas luces insuficiente para abordar las nuevas exigencias, compromisos y retos planteados en la comunicación de la Comisión Europea sobre el futuro de la PAC, la alimentación y la agricultura tras 2020. “Resulta contradictorio e incoherente que para dar respuesta a las principales demandas de los ciudadanos europeos (lucha contra el cambio climático, seguridad alimentaria, conservación del medio ambiente, economía circular, desarrollo del medio rural), la UE proponga una nueva reducción del apoyo comunitario a las agricultores y ganaderos. La implementación de las nuevas medidas supondría mayores costes en las explotaciones agrarias y por lo tanto se hace más necesario que nunca una mayor dotación presupuestaria para mantener la viabilidad de las pequeñas y medianas explotaciones”, ha subrayado Miguel Blanco, Secretario General de COAG.

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos también ha mostrado su rechazo y demanda coherencia a las distintas partes para que fomenten, de verdad, una PAC fuerte y mejor dirigida, y pide a Tejerina que rechace categóricamente, como ha hecho Francia, la propuesta de recorte de las ayudas y que defienda un presupuesto sin recortes para la PAC y acorde a los compromisos y desafíos que se plantean para esta política en el nuevo período.

La organización recuerda que el 30% de la renta de los agricultores se consolida a través de las ayudas de la PAC, que ya han disminuido en la PAC vigente pese a las promesas, incumplidas, de que esto no sucedería. La disminución en mecanismos de equilibrio del mercado el ajuste más severo de las ayudas al desarrollo rural dificulta la competitividad del sector agrario y su mejora, así como su posicionamiento frente a las importaciones de países terceros favorecidas por la política comercial de la UE, a los que, en muchos casos, no se exigen los estándares de calidad, seguridad y éticos que si hemos de cumplir los agricultores y ganaderos de la UE.

Además, Unión de Uniones espera que en la próxima PAC se valore y dé protagonismo a la figura del agricultor genuino frente al agricultor de sofá y que se concentren las ayudas en el modelo de explotaciones familiares y profesionales que sustentan la mayor parte del tejido socioeconómico del medio rural europeo. “No se trata de expulsar del sistema a más de 100.000 beneficiarios de menos de 300 euros de PAC, como ha sucedido en España, para quitar trabajo a la Administración”, han señalado desde la organización. “Se trata de que los apoyos vayan a los que realmente aportan con su labor en las explotaciones empleo en el medio rural y contribuyen a la conservación del medio natural y de nuestros pueblos”.

En este mismo contexto, Cooperativas Agro-alimentarias de España considera negativa y decepcionante la propuesta de presupuesto de la UE para el período 2021-2027. Para Cooperativas Agro-alimentarias de España, la propuesta es desproporcionada en sus recortes sobre la PAC y la política de cohesión, y poco ambiciosa respecto a las nuevas prioridades que la UE debe financiar en seguridad, defensa e inmigración.

Hay que recordar que las rentas de los productores agrícolas europeos son de media un 40% inferior a la del resto de sectores de la economía. Nos preocupa enormemente que la Comisión Europea identifique la modernización y eficiencia de la PAC con recortes presupuestarios, especialmente en estos momentos que hay que afrontar retos globales como es la lucha contra el cambio climático, afirman.

Cooperativas Agro-alimentarias de España defiende una PAC sin recortes, porque es una política que proporciona alimentos sanos, de calidad, sostenibles y a precios razonables a la sociedad, y ha demostrado a lo largo de 60 años de historia su valor añadido europeo.

<< volver

EG.TV

Vídeo
GANADERÍA
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia