Euroganadería
Está viendo:

La era espacial entra de lleno en la PAC

firma

La futura Política Agraria Común (PAC) entrará de lleno en la era espacial en un movimiento que podría beneficiar a alrededor de 22 millones de agricultores de toda la Unión Europea, al ofrecer, a través de los satélites Copernicus Sentinels, información detallada y oportuna sobre cultivos y tierras de cultivos, pero también datos para controlar o monitorizar totalmente las superficies susceptibles de recibir las ayudas directas.

Como parte de las medidas para simplificar y modernizar la PAC, la Comisión Europea adoptó nuevas reglas que permitirán por primera vez permitir el uso de una gama de tecnologías modernas para realizar controles de los pagos directos por superficie. Incluyen la posibilidad de reemplazar completamente las actuales verificaciones físicas en las explotaciones agrarias por un sistema verificador automático, basado en el análisis de los datos de observación por satélite de la Tierra.

Como marcan las actuales normas de la PAC, los Estados miembros deben realizar una serie de controles de las explotaciones agrarias, como parte del Sistema Integrado de Administración y Control, que garantiza que los pagos a los agricultores del presupuesto de la PAC se llevan a cabo de forma correcta.

Los más entusiastas del “monitoring” de las parcelas vía satélite, como el comisario de Agricultura y Desarrollo de la UE, Phil Hogan, aseguran que la nueva tecnología satelital, a través del trabajo de observación de los Sentinel-1 y Sentinel-2, reducirá significativamente el número de inspecciones de campo, eliminando el clima de temor, que causa un estrés significativo para los agricultores, y también beneficiará a las Administraciones públicas, al reducir los costes de gestión de controles y chequeo. Por tanto, beneficiará (“win-win”) a agricultores y Administradores de la PAC.

Este control por medio del “Gran Hermano” satelital ya se puede aplicar este año a la PAC (las nuevas normas entraron en vigor el pasado 22 de mayo), aunque de forma voluntaria. Por ahora, permiten a los Estados miembros, que deseen hacerlo de forma voluntaria, reemplazar eventual o completamente los controles “in situ” con controles automáticos, menos onerosos. Pueden aplicarlo a regímenes específicos de ayuda, a las medidas de Desarrollo Rural o a ambos. Además, podrán ir ampliando de forma progresiva la superficie cubierta por este tipo de monitorización durante los dos años siguiente a que se implante.

La Comisión Europea aseguró que son ya varios los Estados miembros que han manifestado su intención de empezar a utilizar cuanto antes las nuevas tecnologías para efectuar los controles de la PAC.

En nuestro país, ninguna Comunidad Autónoma lo hará este año, si bien algunas sí se planteen aplicarlo de forma limitada en 2019. El sistema se encuentra aún en una fase de desarrollo y solo se puede llevar a cabo en su caso a algunos regímenes de la PAC, como el pago básico o el pago a tanto alzado a pequeños agricultores. En la futura Política Agrícola Común este sistema de supervisión y control de superficies PAC será obligatorio y así se contempla en las propuestas reglamentarias.

Sinergias tecnológicas

Según la Comisión Europea, la nueva PAC fomentará la incorporación de nuevas tecnologías por parte de agricultores y Administraciones, con el fin de ayudar a simplificar su trabajo. Por ejemplo, se elaborará un nuevo sistema por satélite de seguimiento sobre la base de la observación, sistemática y a distancia, de las actividades agrícolas a lo largo de todo el año.

Los agricultores podrán beneficiarse de las sinergias de estas otras tecnologías digitales para el seguimiento de cultivos y la previsión de rendimientos productivos, mejorar la gestión de sus explotaciones agrarias y reducir el papeleo a través de la automatización en la grabación de los datos de sus actividades.

La intención de la Comisión es que este sistema sustituya, en la medida de lo posible, a los métodos tradicionales de control, tales como los controles sobre el terreno, lo que reducirá significativamente la carga que supone esta labor de gestión.

Las nuevas normas comunitarias permitirían que los datos del sistema Copernicus-Sentinels y otros datos de observación de la Tierra (el nuevo Marco Financiero Plurianual 2021-2027 prevé invertir 5.800 millones de euros en este sistema) se utilicen como prueba cuando se supervise si los agricultores europeos cumplen los requisitos de la PAC para los pagos directos por superficie, así como para analizar el cumplimiento de los requisitos de condicionalidad, como la quema de rastrojos.

¿Cómo funciona este nueve enfoque de monitorización? En primer lugar, este nueve enfoque propuesto utiliza los datos de observación de la Tierra, extrapolados de los satélites Sentinels del sistema Copernicus, combinándolos con otras tecnologías de observación satelital de la Tierra o complementándolos en su caso con fotos geoetiquetadas.

Todo ello se procesa automáticamente, utilizando algoritmos informáticos que pueden determinar, por ejemplo, el uso de la tierra o la cobertura de las áreas agrícolas observadas. La información se compara y combina con la información existente en el Sistema de Identificación de Parcelas (SIGPAC), realizando el cruce de datos con cada solicitud individual de ayuda para evaluar el pago puede llevarse o no a cabo.

En los casos en los que el sistema automatizado no pueda determinar si las reclamaciones son precisas, se puede usar evidencias adicionales (fotos geoetiquetadas u otra documentación relevante presentada por el agricultor, como datos de drones) para respaldar las mismas. Si aún así, tampoco el resultado es concluyente, siempre se podrán llevar a cabo las inspecciones físicas en el campo.

En pleno funcionamiento, asegura la CE,  las visitas al campo solo serán necesarias cuando la evidencia digital no sea suficiente para verificar el cumplimiento de las condiciones para percibir las ayudas PAC.

El  consorcio Sen4CAP, dirigido por la Universidad Católica de Lovaina, junto con las autoridades nacionales de seis países “piloto”, seleccionados de la UE (República Checa, Italia, Lituania, Países Bajos, Rumania y España) está demostrando cómo los Sentinels pueden utilizarse a nivel mundial para el nuevo enfoque de monitorización de la futura PAC.

Para el director de Programas de Observación de la Tierra de la ESA, Josef Aschbacher, “las misiones Sentinel-1 y Sentinel-2 se utilizarán para avanzar en la PAC. No tengo ninguna de que sus datos harán que esta importante política común  sea más eficiente y más fácil de implementar y, sobre todo, facilitará la vida de los agricultores, porque tendrán más tiempo para dedicarse a cultivar los alimentos de los que todos dependemos.”

Por ejemplo, los satélites de radar Sentinel-1 pueden entregar datos sobre la biomasa del cultivo y detectar cuándo se ha cosechado, mientras que los Sentinel-2 llevan cámaras de alta resolución, cuyas imágenes pueden ser utilizadas para distinguir entre diferentes tipos de cultivos, evaluar la salud de los mismos y monitorizar el cambio en el uso del suelo. Ambos satélites pasan  por Europa cada dos días y la cubren cada 3-4 días.

Para Benjamin Coetz, que forma parte del equipo de Sen4CAP, “gracias a las visitas frecuentes de los Sentinels y los datos de alta resolución, las actividades agrícolas y el estado del cultivo se pueden monitorizar fácilmente. Los datos, además, pueden usarse para identificar el tipo de cultivo plantado y cómo crece a lo largo de la temporada y cuándo se cosecha.

También es relevante para la diversificación de cultivos y que éstos sean elegibles a la hora del cobro de los pagos directos de la PAC o para ciertas actividades, como segar la hierba antes de una fecha determinado, si no se ha hecho todavía, a fin de cumplir con sus obligaciones medioambientales a tiempo y evitar penalizaciones por no respetar las reglas.

La CE quiere también fomentar un mayor uso de otras herramientas digitales, como la denominada aplicación geoespacial (AGE), que utiliza tecnología por satélite para que los agricultores puedan presentar solicitudes con información exacta sobre sus tierras y, por consiguiente, reducir el nivel de errores en sus declaraciones de ayudas PAC y evitar ser sancionados por ello.

En esta línea un poco aún como de ciencia-ficción en la era del “Big data”, la CE considera que las solicitudes de pagos directos de la PAC de los agricultores serán  pre-cumplimentadas por las Administraciones públicas de los Estados miembros con tanta información fiable y actualizada como sea posible,  utilizando los instrumentos ya existentes, como el sistema de identificación de parcelas, lo cual redundará en un considerable ahorro de tiempo para los agricultores.  

Para hacernos una idea, podría ser algo similar a lo que hace Hacienda con el IRPF, con declaraciones ya cumplimentadas, a las que solo hay que reafirmar dando el visto bueno, alegar si hay cambios o completar con información que haya escapado al control fiscal.

La CE ve posible el uso de las nuevas tecnologías para aceptar otras nuevas formas de evidencia, como las fotos con geoetiquetas, información de drones y documentación de apoyo relevante de los agricultores, como el etiquetado de las semillas, como parte de un cambio más amplio hacia  un denominado enfoque de monitorización de la actividad agraria.

En el marco de la nueva PAC, los Estados miembros estarán obligados a poner a disposición de los agricultores un sistema de asesoramiento a las explotaciones (SAE), que deberán cubrir una amplia gama de cuestiones detalladas en el propio Reglamento: todos los requisitos y condiciones a nivel de explotación que se derivan del plan estratégico de la PAC de cada país, cómo garantizar la conformidad con la legislación medioambiental sobre el agua, los plaguicidas, la contaminación atmosférica, etc.; la gestión de riesgos y el acceso a la innovación y la tecnología.

Estos SAE estarán integrados plenamente en el conjunto más amplio de sistemas de conocimiento e innovación agrícolas (SCIA) de los Estados miembros, que incluyen también a investigadores, organizaciones agrarias y otras partes interesadas pertinentes.

<< volver

13/11/2018

'Tenemos que lograr que la PAC cumpla su objetivo de la forma más simple posible'

Miguel Ángel Riesgo. Presidente del FEGA

Ver canal youtube

Twitter@euroganaderia