Euroganadería
Está viendo:

Provocadores de DIA y de noche

  • El grupo de distribución olvida que firmó un pacto para no banalizar los productos agrarios
VM

A dos semanas de la denuncia de la industria y de organizaciones agrarias contra el grupo DIA por comercializar un aceite de oliva de su marca propia a 2,19 euros litro frente a unos precios medios en origen de 2,8 euros kilo, a pesar de las críticas de todo el sector y de la propia Administración el grupo de distribución seguía publicitando su oferta en horas y en programas de máxima audiencia. Esta actitud sería la mejor evidencia de que lo de la leche a 0,20 euros no fue ni mucho menos un error y que la súper oferta por debajo de los precios de coste para el aceite ya estaba perfectamente programada. DIA seguro que puede presentar facturas de compra por debajo de esas cifra en una estrategia que responde a la pelea de varios grupos para ganar cuota de mercado. De hecho, en esas fechas de súper ofertas, el grupo habrá registrado un aumento en el número de visitantes en su carrera para posicionarse como el más barato frente a otros grupos que en los últimos tiempos le estaban comiendo el terreno en ese segmento de precios.

Posiblemente, con todos los papeles en regla y la escasa probabilidad de sufrir una sanción si no se demuestra que se estaba vendiendo a pérdidas, la actuación de DIA supone un grave incumplimiento del compromiso adquirido con la Administración para defender la imagen de los productos agrarios, no banalizar los mismos, y menos uno tan emblemático como el aceite de oliva. Tirar los precios del aceite de oliva hasta acercarlo al de girasol es una actuación que va en contra de los intereses de cientos de miles de productores y de 2,5 millones de hectáreas.

Al Ministerio de Agricultura, con su pacto de buenas intenciones en la mano, solo le queda lamentarse de la poca seriedad de quien firma un compromiso y cerciorarse finalmente que este tipo de acuerdos voluntaristas, sin otras exigencias, no va a ninguna parte, al margen de la foto de la firma, cuando se hallan enfrente grupos como este. En otros países, léase Francia, la Administración, como ya lo ha hecho alguna vez, habría llamado al orden a este tipo de jugadores de los mercados cuando los mismos atentan contra la rentabilidad y la viabilidad de sectores como el agrario y el alimentario. En España, Agricultura se lamenta y dice que actuará, no se sabe muy bien cómo, teniendo en cuenta las armas de que dispone y sus pocas ganas de crear tensiones entre departamentos, y probablemente se estén felicitando de la oferta los hombres que hacen las cuentas políticas del IPC.

A golpe de movilización y bloqueo de las plataformas del grupo en Galicia, los ganaderos lograron que el grupo DIA subiera los precios de venta al consumo y que el propio grupo de distribución se permitiera reclamar a los industriales que aplicasen la subida a los precios pagados a los ganaderos. A falta de una acción oficial contundente, probablemente la respuesta a este tipo de actuaciones las debería dar el propio sector productor ante una medida que va contra su viabilidad y, en la misma medida, los consumidores. Las cosas tienen un precio y es más que probable que muchos productos, garantizando la rentabilidad de cada una de las partes que participan en la cadena, podían tener un precio inferior para los consumidores. Pero de ahí a tirar así los precios hay un trecho.

Lo de DIA podría será una campaña modelo de publicidad y de marketing, pero es también una provocación a un sector y a la propia Administración manteniendo la publicidad de la oferta como si nada hubiera pasado. El precio puede ser legal si DIA justifica su compra a una cifra inferior. Pero había un compromiso de no banalizar un producto. Las provocaciones, de día en las tiendas y de noche en las pantallas de la televisión, se acaban pagando y DIA parece que tiene poca memoria a pocos meses del conflicto de la leche y sus problemas en Galicia. Los ganaderos de leche no llegan a los 20.000 y los olivareros cientos de miles. Y que nadie se sorprenda si mañana los olivareros bloquean las plataformas del grupo, mientras DIA reclama libertad para operar en los mercados.

<< volver

Ver canal youtube

Twitter@euroganaderia