Euroganadería
Está viendo:

Iratxe García: "La agricultura y el medio ambiente pueden y deben ir de la mano"

Iratxe García

El debate sobre la crisis de los agricultores ha llegado al Parlamento Europeo. La presidenta del Grupo Socialdemócrata en la Eurocámara, Iratxe García, ha hecho hincapié en que “la agricultura y el medio ambiente pueden y deben ir de la mano” y ha insistido en que “en ningún caso se puede aceptar que la crisis agrícola ponga en cuestión los objetivos de una agricultura compatible con la lucha contra el cambio climático”. En este sentido, García ha señalado que, gracias a los agricultores, “nos beneficiamos de una alimentación de alta calidad, y gracias a la Unión Europea, los agricultores están más protegidos ante los enormes retos que afrontan”.

“Las próximas elecciones europeas no pueden servir de excusa para incluir medidas negacionistas y proteccionistas”, ha dicho la eurodiputada, que ha recordado al sector que “la pugna entre la derecha y la extrema derecha daña sus intereses, porque la ultraderecha no busca incrementar las subvenciones agrícolas, sino eliminarlas y renacionalizar la agricultura”.

García ha destacado que es necesario mantener las ayudas directas y las extraordinarias en caso de emergencia para el sector. También ha pedido a los Estados miembros que apliquen en su totalidad el 3% de sus fondos PAC a la instalación de jóvenes agricultores para garantizar el relevo generacional. “Tampoco es aceptable que la UE sacrifique los acuerdos comerciales con terceros países”, ha añadido García. Lo que es imprescindible es garantizar que las producciones procedentes de terceros países estén sujetas a los mismos requisitos sociales y medioambientales que se les exigen a nuestros agricultores.

Precios justos, costes de producción y competencia desleal

Por su parte, la eurodiputada socialista Clara Aguilera, miembro de la Comisión de Agricultura en la Eurocámara, ha destacado que el auténtico problema de esta crisis reside en “los altos costes de producción y la competencia desleal de productos de terceros países, no solo la agenda verde, que seguramente no se ha explicado adecuadamente”. Como ejemplo, la eurodiputada se ha referido al caso del tomate en España: un kilo cuesta 5 euros, mientras que el agricultor solo percibe 0’70 céntimos”. En esta diferencia está el principal problema de los agricultores: un precio justo por su trabajo y sus productos.

Según Aguilera, lo que piden los agricultores y ganaderos es que “se les escuche y que se debata con ellos adecuadamente”. El sector aporta “alimentos sanos, seguros y de calidad”, pero también “sostenibilidad medioambiental y cohesión territorial en las zonas rurales”, ha dicho.

La eurodiputada  también ha interpelado a la Comisión Europea: “¿Dónde han estado la presidenta de la Comisión y el comisario de Agricultura, ambos de la derecha europea, en todos los asuntos del Pacto Verde que ahora critican? Desde luego, no en la defensa de la agricultura europea”.

El debate sobre la crisis de los agricultores ha llegado al Parlamento Europeo. La presidenta del Grupo Socialdemócrata en la Eurocámara, Iratxe García, ha hecho hincapié en que “la agricultura y el medio ambiente pueden y deben ir de la mano” y ha insistido en que “en ningún caso se puede aceptar que la crisis agrícola ponga en cuestión los objetivos de una agricultura compatible con la lucha contra el cambio climático”. En este sentido, García ha señalado que, gracias a los agricultores, “nos beneficiamos de una alimentación de alta calidad, y gracias a la Unión Europea, los agricultores están más protegidos ante los enormes retos que afrontan”.

“Las próximas elecciones europeas no pueden servir de excusa para incluir medidas negacionistas y proteccionistas”, ha dicho la eurodiputada, que ha recordado al sector que “la pugna entre la derecha y la extrema derecha daña sus intereses, porque la ultraderecha no busca incrementar las subvenciones agrícolas, sino eliminarlas y renacionalizar la agricultura”.

García ha destacado que es necesario mantener las ayudas directas y las extraordinarias en caso de emergencia para el sector. También ha pedido a los Estados miembros que apliquen en su totalidad el 3% de sus fondos PAC a la instalación de jóvenes agricultores para garantizar el relevo generacional. “Tampoco es aceptable que la UE sacrifique los acuerdos comerciales con terceros países”, ha añadido García. Lo que es imprescindible es garantizar que las producciones procedentes de terceros países estén sujetas a los mismos requisitos sociales y medioambientales que se les exigen a nuestros agricultores.

Precios justos, costes de producción y competencia desleal

Por su parte, la eurodiputada socialista Clara Aguilera, miembro de la Comisión de Agricultura en la Eurocámara, ha destacado que el auténtico problema de esta crisis reside en “los altos costes de producción y la competencia desleal de productos de terceros países, no solo la agenda verde, que seguramente no se ha explicado adecuadamente”. Como ejemplo, la eurodiputada se ha referido al caso del tomate en España: un kilo cuesta 5 euros, mientras que el agricultor solo percibe 0’70 céntimos”. En esta diferencia está el principal problema de los agricultores: un precio justo por su trabajo y sus productos.

Según Aguilera, lo que piden los agricultores y ganaderos es que “se les escuche y que se debata con ellos adecuadamente”. El sector aporta “alimentos sanos, seguros y de calidad”, pero también “sostenibilidad medioambiental y cohesión territorial en las zonas rurales”, ha dicho.

La eurodiputada  también ha interpelado a la Comisión Europea: “¿Dónde han estado la presidenta de la Comisión y el comisario de Agricultura, ambos de la derecha europea, en todos los asuntos del Pacto Verde que ahora critican? Desde luego, no en la defensa de la agricultura europea”.

<< volver

Mercolleida (en nueva ventana)
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia