Euroganadería
Está viendo:

De la granja a la mesa, es hora de hacer caso a los datos disponibles

Todos los actores de la cadena de suministro alimentario respaldan los principios fundamentales de la estrategia «De la granja a mesa» y coinciden en que se precisan mejoras continuas y significativas para aportar un planteamiento más sostenible a nuestros sistemas alimentarios.

Sin embargo, varios estudios sobre la estrategia «De la granja a la mesa» recientemente publicados señalan que aplicar las metas que se proponen en su estado actual traerá consigo un coste elevado para los agricultores de la UE y af ectará a la viabilidad misma de todo el sector agroalimentario europeo.

Ya ha pasado el momento de transmitir mensajes políticos sobre esta estrategia y ha llegado la hora de analizar los datos de que disponemos actualmente. En los últimos meses se han r ealizado diversos informes y estudios para intentar evaluar y medir los efectos de las metas que fijó la Comisión Europea al presentar la estrategia «De la granja a la mesa» y la estrategia sobre Biodiversidad en mayo de 2020.

Los distintos estudios que han llevado a cabo el Departamento de Agricultura de EE.UU. 1 (USDA), la consultora HFFA Research Research2, el Centro Común de Investigación de la UE ( 3, la Universidad de Kiel Kiel4 y la Universidad y centro de Investigación de Wageningen (WUR) respectivamente, concluyen que existen diversos efectos, contrapartidas y ángulos muertos significativos que los legis ladores de la UE (y de otras partes del mundo) deben tomar en consideración urgentemente.

Todos estos estudios, con metodologías diferentes, puntos de estudio diferentes y ciertas limitaciones, son complementarios. Pero todos llegan a la misma conclusi ón: La producción agrícola de la UE disminuirá, en algunas zonas y en determinados productos incluso drásticamente. A tenor del estudio más reciente de la Universidad de Wageningen (WUR), se espera una caída de la producción media de entre el 10% y el 20%, debido a los efectos acumulativos de las metas en cuestión, pudiendo ser incluso del 30% en el caso de determinados cultivos.

En cuanto a la producción ganadera, el estudio de la Universidad de Kiel apunta a una reducción media del 20% en la producción de carne de vacuno en la UE, además de una disminución del 17% en la producción de carne de cerdo. Por añadidura, un documento de política más exhaustivo, también de la WUR y que se publicará próximamente, confirma una disminución general en la producción de carne de vacuno, porcino y de leche, que desencadenará un encarecimiento de los precios al consumidor en la UE, pero también causará efectos cuestionables en la renta de los ganaderos.

<< volver

Mercolleida (en nueva ventana)
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia