Euroganadería
Está viendo:

La sequía deja K.O. a Andalucía

Firma euroganaderia

A excepción de unas tímidas precipitaciones en el mes de abril, llevamos un año hidrológico marcado por temperaturas más altas de lo habitual y lluvias muy escasas y mal repartidas. Tras veinte días desde la entrada del verano, podemos decir que el calor extremo de otros años aún se está conteniendo; no obstante, la ausencia de lluvias y la poca previsión de que la situación cambie durante la época estival, están agravando los efectos de la sequía en los cultivos andaluces, y dejando malos augurios para las cosechas venideras.

UPA Andalucía ya señaló en su último análisis que el cereal de secano ha sufrido un descenso de la producción muy grave, pues la ausencia de agua no ha permitido que la espiga se desarrolle con normalidad. Así, la campaña se ha cerrado con una merma en el rendimiento en torno al 35% de media en Andalucía.

En lo que al olivar de secano se refiere, la falta de precipitaciones está marcando negativamente su evolución en toda la región, con gran preocupación en las comarcas olivareras. Las escasas lluvias del mes de abril, engañaron un poco al olivo, que tuvo una buena floración inicial. Pero en cuanto la humedad del suelo se disipó, gran parte de esas flores abortaron debido al estrés hídrico. Posteriormente, muchos de los frutos que han estado brotando no han llegado a cuajar y las aceitunas que prosperan lo hacen a ritmo irregular. Por tanto, aunque a estas alturas sería imprudente dar estimaciones o porcentajes, todo apunta a que la próxima campaña tendrá una producción media-baja, con un rendimiento graso menor, aplicable también a la campaña de aceituna de mesa.

En cuanto al olivar de riego, se está manteniendo y marcando una previsión de cosecha más o menos regular. En Jaén especialmente, la situación está controlada gracias a los riegos extraordinarios. Por tanto, en este momento no se prevén pérdidas significativas en este sistema de cultivo.

Del mismo modo, hasta finales de verano no podremos saber cómo será la cosecha de almendro, pero actualmente preocupan los niveles de sequía para el desarrollo del fruto. A la falta de agua, en las provincias de Granada y Almería, se une el hecho de que el rendimiento del cultivo puede verse agravado por las heladas que sufrieron sus campos durante abril y mayo.

<< volver

Mercolleida (en nueva ventana)
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia