Euroganadería
Está viendo:

'La competitividad y sostenibilidad de las explotaciones está muy relacionada con la capacidad de adaptarse a los cambios en los mercados'

Entrevista a Jorge Blanco. Responsable de I+D Greenfield Technologies y Socio de Life Resilience

Euroganadería.eu.- ¿Cómo ayuda Greenfield Technologies a las explotaciones agrarias a ser más competitivas y sostenibles?

Jorge Blanco.- La competitividad y sostenibilidad de las explotaciones agrarias, hoy en día, está muy relacionada con la capacidad de estas a adaptarse a los cambios en los mercados, los cuales son cada vez más exigentes. Greenfield Technologies ayuda a estas explotaciones a modernizarse, aportando al sector agrícola la información de las nuevas tecnologías, como pueden ser imágenes satelitales o de drones, mapas georreferenciados de variabilidad de parámetros físicos, químicos y biológicos de suelos, etc… pero transformándolas en un lenguaje cotidiano para las empresas agrícolas. Términos como NDVI, bandas satelitales, mosaicos o reflectancia, entre otros, no suelen ser conocidos por los técnicos de campo y, mucho menos, su aplicabilidad. Por este motivo Greenfield Technologies le da un giro a la información en bruto que nos ofrecen las nuevas tecnologías y la pone a disposición del agricultor en parámetros que usa en su día a día, como pueden ser dosis de riego, capacidad de retención de agua de un suelo, densidad de semilla por hectárea, etc.

Un claro ejemplo puede ser que una finca suele tener distintos tipos de suelo. El agricultor suele saber que existen, pero no tiene constancia exacta de donde se produce el cambio de uno a otro y cuanta superficie ocupa cada uno de ellos. Estas diferencias de suelo pueden provocar que el cultivo que está sobre cada uno de estos tipos de suelo se comporte de forma diferente. Greenfield Technologies ayuda a conocer los parámetros físicos, químicos y biológicos de cada una de ellas, permitiendo a la empresa agrícola a diseñar un riego o un plan de abonado más efectivo acorde a la potencialidad del suelo.

Otro ejemplo puede ser que, durante la campaña de cultivo, Greenfield Technologies aporta, mediante imágenes de satélite, asesoramiento en el seguimiento del desarrollo vegetativo del mismo. Ofreciendo alertas sobre localizaciones concretas donde se observa que el cultivo está respondiendo o desarrollándose de una forma menos eficiente, incluso antes de que pueda ser visto por el ojo humano. Así, un informe periódico o el acceso a un visor que interpreta las imágenes de satélite, permite al agricultor a adelantarse a problemas y toma decisiones acertadas que, de otra forma, puede ser tarde para maximizar la producción o calidad.

E.- ¿Cuál ha sido el papel de Greenfield Technologies dentro del proyecto Life Resilience?

J.B.- Greenfield Technologies colabora como socio en el proyecto LIFE RESILIENCE aportando estas nuevas tecnologías que hemos estado comentando y la interpretación de las mismas a través de nuestro conocimiento agronómico con dos objetivos: el de aportar este tipo de información al resto de socios a través de una plataforma de acceso común, y el de obtener conocimiento del comportamiento de los cultivos de olivar y almendro cuando se les está aplicando una serie de buenas prácticas agrarias que permitan minimizar la aparición de agentes patógenos, como puede ser la Xylella fastidiosa.

En concreto, las acciones de Greenfield Technologies en el proyecto pueden establecerse en las siguientes tareas:

·         Determinar la variabilidad georreferenciada de los parámetros físicos, químicos y biológicos de los suelos de las fincas demostrativas del proyecto al inicio del mismo con la finalidad de ayudar a establecer los tratamientos de buenas prácticas sobre el cultivo del olivar y el almendro que caracterizarán el periodo de actividades centrales a lo largo de la duración del proyecto.

·         Realizar el procesamiento e interpretación de la variabilidad del desarrollo vegetativo y humedad en los cultivos del proyecto a través de imágenes adquiridas tanto por satélite como por drone en momentos fenológicos claves.

·         Recomendar la localización de los distintos tratamientos de buenas prácticas del proyecto a fincas réplicas anexas al proyecto por parte de empresas colaboradoras de España, Italia y Portugal.

·         Desarrollar y mantener una plataforma web común para todos los socios y empresas colaboradoras donde cada 5 días se agrega la información del estado vegetativo y de humedad de los cultivos a partir de las imágenes de satélite Sentinel 2, a su paso por las distintas fíncas demostrativas y réplicas del proyecto. Además, la plataforma alberga otro tipo de información georreferenciada anexa con datos del propio proyecto, como pueden ser la localización de los puntos de muestreo de suelo y de sus resultados, los mapas obtenidos mediante la caracterización de los mismo o las distintas imágenes de los vuelos de drone ya procesadas.

·         Además, Greenfield Technologies aporta la información climática a nivel diario y horario de las distintas localizaciones de las fincas, mediante conexiones API a distribuidores de este tipo de servicios.

E.- ¿Qué ventajas aporta Greenfield Technologies a la lucha contra la bacteria Xylella fastidiosa?

J.B.- La transmisión de la bacteria de una planta a otra se produce fundamentalmente porque existen insectos portadores que pueden alcanzar los vasos xilemáticos de una planta infectada y transmitir el patógeno presente en la savia bruta al xilema de otra planta sana. Por este motivo, el proyecto LIFE RESILIENCE estudia todos aquellos entornos que permitan limitar y controlar tanto al agente patógeno como al vector transmisor, como pueden ser la salud del suelo y de la planta, el uso eficiente del agua y la biodiversidad existente alrededor de los focos de infección.

Greenfield Technologies, con la aplicación de agricultura de precisión al proyecto, pone a disposición del resto de socios del proyecto información sobre los suelos y sobre el desarrollo vegetativo y estrés hídrico de los cultivos a lo largo de la campaña. Esta información, dada desde una perspectiva diferente a la de “a pie de campo”, permite tener un conocimiento de cada entorno mediante planos o imágenes de situación de distintos parámetros relativos al suelo y a los cultivos. Mapas de variación de la capacidad de agua disponible de un suelo, de su actividad microbiológica, o mapas de variabilidad espacial y temporal del grado de desarrollo de un cultivo, de su actividad fotosintética o de la temperatura de su cubierta, son algunos ejemplos de la información que Greenfield Technologies puede aportar a la obtención de prácticas sostenibles para la prevención de la Xylella fastidiosa en el cultivo de olivar y almendro.

E.- ¿Cómo consiguen obtener un conocimiento detallado de las distintas zonas de las fincas del proyecto Life Resilience?

J.B.- Greenfield Technologies, en la ejecución de sus actuales servicios, utiliza diversas fuentes de datos georreferenciados, tanto de carácter agronómico como procedente de sensores y plataformas que se caracterizan como “nuevas tecnologías”, y que posteriormente analiza para elaborar recomendaciones y el asesoramiento a agricultores y técnicos para cada una de las zonas homogéneas dentro de una parcela o finca, válvulas o sectores, etc….  De la misma forma, la información del seguimiento del cultivo proporcionada al proyecto depende del tipo de la fuente de los datos (satélite o drone) o del servicio de terceros que lo proporciona, caracterizando cada parte del cultivo de tal forma que se pueda “tratar diferente aquellas partes del mismo que se comporte de forma diferente”.

En todos los casos, Greenfield necesita los datos relativos del cultivo y de todas las estructuras relativas a ellos para aplicar recomendaciones concretas y personalizadas para cada parte del cultivo, pudiendo ser gratuita, como pueden ser las imágenes de satélite de Sentinel 2, o de pago, como son las API climáticas. Entre esta información necesaria destaca el tipo de cultivo, variedad, año de plantación, marco de plantación y, por supuesto, un plano detallado del diseño del sistema de riego, así como las imágenes de satélite, drone y los datos proporcionados por los sensores a nivel de parcela, análisis de laboratorio, etc. Una cosa es fundamental, los datos deben estar georreferenciados, bien por la fuente de datos, bien por nosotros mismos.

Posterior a la recogida de los datos necesarios, se conforman bases de datos que reciben varios tipos de análisis geoestádisticos, que dependerán de qué tipo de recomendación debe estimarse y que pueden encontrarse desde la obtención de la variabilidad entre dos fechas de satélite consecutivas, por ejemplo, del desarrollo vegetativo, hasta un análisis histórico de comportamiento de cultivo previo a la aplicación de distintos tratamientos o tomas de decisiones.

E.- ¿En qué ha consistido la colaboración de su empresa con el resto de socios del proyecto?

J.B.- Como ya se ha comentado, la colaboración de la Greenfield Technologies ha sido estar, por un lado, en contacto estrecho proporcionándoles datos y asistencia relativa a la llamada “agricultura de precisión”, para que éstos puedan tener una información adicional que sirva para explicar los resultados de sus tareas y acciones en el proyecto.

Por otro lado, Greenfield Technologies pone a disposición de los distintos socios del proyecto LIFE RESILIENCE un visor web que contiene todas las fincas del proyecto y al que se van sumando, a modo de capas, las visualizaciones los mapas de los distintos parámetros de suelo y de las imágenes de satélite tratadas, para extraerles toda la información y ponerlas al servicio de los socios.

Cada socio, con sus acciones, puede visualizar en esta plataforma y en tiempo real el efecto de las mismas sobre el desarrollo del cultivo, así como obtener información de los parámetros alojados de otros socios para poder analizar sus resultados junto con los resultados del resto de socio y, así, obtener predicciones fiables sobre metodologías para combatir la propagación de la bacteria Xylella fastidiosa y de sus desastrosos efectos sobre el cultivo del olivar y del almendro.

E.- Por último, en los últimos años la agricultura de precisión ha visto crecer su importancia gracias a la llegada de las nuevas tecnologías ¿Cree que es la agricultura del futuro?

J.B.- Realmente pienso que la agricultura de precisión es una herramienta que estará presente en el modelo de gestión de las empresas agrícolas. De hecho, ya está presente, además de que Europa, con sus estrategias de emisiones cero de CO2 planteadas en el Pacto Verde y, por consecuente, a la estrategia “De la Granja a la Mesa”, afectan a la agricultura de hoy en día al implantar nuevos objetivos y premisas en la futura PAC 2023 – 2027. De hecho, ya está presente en muchas de ellas. Sin embargo, no todas las empresas tienen que hacer agricultura de precisión en su mayor grado, sino que cada una de ellas cogerá de estas nuevas tecnologías aquella parte que necesite y que se adapte a su ciclo económico. Mi consejo es que las explotaciones agrícolas y ganaderas se vayan adaptando al uso de la agricultura de precisión paulatinamente a sus necesidades, a los costes que ello supone y al requerimiento de las Administraciones ya que, por experiencia, intentar pasar de un modelo de gestión tradicional a uno completamente integrado con las nuevas tecnologías puede ser difícil, a la par que “indigestivo”.

Por ejemplo, hace ya varias décadas, el uso de sistemas GPS en un tractor era una gran novedad y, por aquel entonces, no todas las empresas agrícolas podían permitírselo, e incluso algunas de ellas no lo veían con buenos ojos. Hoy en día, no creo que ningún tractorista quiera coger un tractor sin GPS y sistema de autoguiado si le dan la opción de usarlo. Este mismo símil está ocurriendo con la agricultura de precisión. Están apareciendo nuevas tecnologías que los técnicos no conocen su utilidad o que no están familiarizados con ellas, pero que en poco tiempo será de uso común en la gestión del cultivo. Claro está, no todas las tecnologías que van apareciendo se van a quedar. Unas serán mejoradas, otras desaparecerán y otras, que aún ni siquiera conocemos, aparecerán para quedarse fijas en el sector agrícola.

Respecto al sector agroalimentario en general, no es que vea exclusivo el uso de esta tecnología para que una explotación agrícola continúe con su actividad, pues la agricultura tradicional y moderna seguirá existiendo, pero el propio consumidor de productos agrícolas es cada vez más consciente de que una agricultura más eficiente y respetuosa con el medio ambiente es necesaria. Aquellas empresas agrarias que no se adapten con cambios en su modelo de gestión de cultivos para ser más eficiente en lo económico y medio ambiental, ya sea con agricultura de precisión o con otros tipos de agricultura, acabará relegada a un segundo plano, incluso, desaparecerá o tendrá que cambiar su modelo de negocio.

<< volver

Mercolleida (en nueva ventana)
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia