Euroganadería
Está viendo:

'La transmisión de información en el ámbito agrícola se realiza más lentamente que en otras áreas económicas'

Entrevista a Claudio Cantini. Investigador del Istituto per la Valorizzazione del Legno e delle Specie Arboree

Euroganadería.eu.- ¿En qué trabajó CNR-IBE en el proyecto Life Resilience y qué aportó al proyecto?

Claudio Cantini.- El CNR se encargó de la asociación, la realización de las pruebas agronómicas y la difusión del proyecto en Italia. En particular, tuvo la tarea específica de estudiar la dinámica de la población del insecto vector Xylella más grande que es el Philaenus spumarius conocido como spittoon. Durante el proyecto estudiamos la presencia en los olivares del insecto, cómo se movía durante la temporada entre las hierbas que cubren el suelo de los olivares, los olivos y las zonas exteriores. Hemos verificado las metodologías adecuadas para medir el número de insectos presentes en los olivares tanto con capturas directas como con trampas adhesivas de colores y estudiado si otros insectos o arañas podrían interferir con la escupidera depredando a las ninfas. También hemos comprobado cómo reducir la presencia del insecto en los olivares utilizando tanto procesos mecánicos  , destinados a eliminar las hierbas que lo albergan durante las primeras etapas de la vida, como productos de origen natural destinados a matar adultos. Los resultados de nuestro trabajo han sido presentados en congresos internacionales sobre Xylella y difundidos a través de reuniones técnicas organizadas con asociaciones de productores.

E.- ¿Cómo fue su colaboración con los otros socios?

C.C.- Tuvimos una conexión continua con la empresa italiana SALOV que organizó las pruebas agronómicas en sus olivares. Las reuniones con los técnicos que siguen los olivares de la zona de Pisa fueron numerosas con el fin de verificar mejor la aplicación de las técnicas identificadas tanto para el manejo de las plantas como del suelo. Por supuesto, hemos trabajado mejor con todos los demás socios internacionales del proyecto para seleccionar las semillas que se utilizarán para la cobertura del suelo, utilizar datos satelitales, tratar las plantas y el suelo con productos que puedan aumentar el bienestar de los olivos, identificar las mejores técnicas de comunicación y mantener bajo control la gestión general de un proyecto tan largo y complejo. El CNR ha dado apoyo al resto de socios en el desarrollo de técnicas de monitorización de la biodiversidad del suelo y ha dado apoyo a la difusión del proyecto participando, entre otras cosas, en el comité científico de la tercera conferencia europea sobre Xyella que tuvo lugar durante el mes de abril de 2021.

E.- ¿Cuáles fueron las principales dificultades a las que se enfrentó durante el proyecto?

C.C.- El proyecto tuvo lugar durante la pandemia de COVID y, aunque la agricultura y la investigación en Italia nunca se han detenido por completo, incluso durante el confinamiento, los eventos han afectado principalmente a la difusión y el intercambio de información en presencia del proyecto. Otras dificultades se han relacionado con el cambio climático en curso que ha afectado en gran medida las tendencias estacionales y la producción de aceitunas en Italia tanto en 2020 como en 2021. Las heladas tardías de primavera y los períodos prolongados de sequía estival han afectado fuertemente a la productividad de los olivos dificultando el análisis del impacto real de las técnicas agronómicas utilizadas. Otra dificultad que nos hemos encontrado es crear una red de empresas para operar la transferencia porque el cultivo del olivo italiano, a diferencia por ejemplo del español, está formado por pequeñas o muy pequeñas empresas lideradas por agricultores no inclinados a transformaciones y novedades. Los olivares italianos están muy fragmentados y se prestan mal a intervenciones mediadas por información de imágenes satelitales que tienen una resolución mínima de las unidades de suelo estudiadas de 10 x 10 m.

E.- ¿Qué herramientas y metodologías innovadoras se han aplicado en este proyecto?

C.C.- El CNR utilizó el proyecto LIFE para utilizar varias herramientas innovadoras en colaboración con SALOV en la empresa con sede en Pisa. Se probaron trampas de colores para la captura de la escupidera, se utilizaron las imágenes del follaje medido con LIDAR colocado en un dron para verificar el crecimiento de las plantas en los diferentes campos donde se llevaron a cabo los experimentos, se introdujeron trampas automáticas para verificar la presencia de la mosca del olivo, se utilizaron imágenes satelitales para mapear las condiciones vegetativas de los olivos e identificar áreas con diferentes necesidades.  agronómico. Se han aplicado varias técnicas de agricultura de precisión para mejorar la gestión agronómica de los olivares y se han probado productos químicos de origen natural nunca antes probados en el cultivo del olivo para el control de insectos vectores.

E.- ¿En qué medida ha alcanzado los objetivos diseñados para el proyecto en relación con la Xylella?

C.C.- El objetivo del proyecto era utilizar diversas técnicas para proporcionar una mayor resiliencia a los olivos y al entorno del "olivar" en su conjunto. Desde este punto de vista hemos aumentado la biodiversidad presente en la empresa tanto en cuanto a plantas herbáceas, artrópodos y microorganismos en el suelo. Hemos mejorado el nivel de macro y microelementos en olivos y sobre todo el nivel de conocimiento técnico y de gestión de la empresa colaboradora. Finalmente, se plantaron los olivos, producidos por cruce por la Universidad de Córdoba, lo que podría traer caracteres de resistencia a la Xiella. Hemos identificado las técnicas para monitorear las poblaciones de espita y mejorar la era para llevar a cabo intervenciones agronómicas. No es fácil cuantificar el resultado global de las actuaciones porque afortunadamente Xyella no ha llegado a las zonas afectadas por el proyecto pero sin embargo han aportado información diferente a nivel internacional y nacional a través de nuestros informes y publicaciones  y más información llegará en los próximos dos o tres años después de la fecha límite.

E.- ¿En qué se basó su modelo de mejores prácticas y qué entregables se lograron?

C.C.- El modelo se basó en una modificación del manejo de la cubierta terrestre con la siembra de mezclas de hierbas con el fin de aumentar la biodiversidad y disminuir la presencia de especies que favorecían la presencia del insecto vector; tratamientos con productos fortificantes a olivos y con productos a base de microorganismos en el suelo, modificación de la gestión agronómica y uso de imágenes de satélite para una mejor cartografía de los olivares. En la empresa piloto el sistema de gestión ha cambiado radicalmente: se ha eliminado totalmente el uso de herbicidas químicos en la hilera sustituidos por la siega programada de la cubierta herbácea, se ha aumentado el pastoreo de las acequias para favorecer la nidificación de las aves, la adopción de maquinaria agrícola equipada con GPS para controlar la distribución de fertilizantes en relación con el crecimiento de las plantas.  Finalmente, la compañía tiene la intención de adoptar el control satelital incluso después del final del proyecto para mejorar aún más las técnicas de agricultura de precisión. En cuanto al uso del riego, se ha introducido un sistema más racional de cálculo de las necesidades hídricas modificando el calendario de riego y los volúmenes distribuidos. En cuanto a una empresa ubicada en la costa toscana, el consumo de agua se ha reducido en aproximadamente un 60%, lo que antes del proyecto se utilizaba de una manera totalmente incorrecta tanto en volúmenes como en tiempo.

E.- Finalmente, en este sentido, ¿cuál fue el resultado de la aplicación de estos modelos de buenas prácticas en la red de granjas réplica que el proyecto tiene en Italia?

C.C.- La transmisión de información en el ámbito agrícola se realiza más lentamente que en otras áreas económicas desde este punto de vista por lo que esperamos que la información salga de la red especialmente al final del proyecto. Las empresas participantes en la red, por otro lado, no todas utilizaron las diversas técnicas y metodologías, ya que cada una de ellas prefirió adoptar las innovaciones que fueran más fáciles de insertar en la programación. La práctica más común ha sido la referida al seguimiento de las etapas juveniles de la escupidera y la eliminación de la cubierta herbácea en épocas anteriores a lo que normalmente se suele  hacer para intervenir antes  de que se desarrollaran las formas adultas de la escupidera. Se percibió  la importancia de mapear el estado vegetativo de los olivares y la aplicación de sistemas diferenciados de distribución de productos en el suelo y en el follaje de los olivos.

<< volver

Mercolleida (en nueva ventana)
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia