Euroganadería
Está viendo:

'Las Indicaciones Geográficas ayudan a fijar población en ciertas zonas rurales desfavorecidas'

E.- Las fiestas navideñas se aproximan, unas fechas clave en las que los consumidores apuestan por productos de calidad para sus mesas. ¿Qué perspectivas tienen de la venta de alimentos con DO e IGP para esta época?

Según el último estudio que hemos realizado, de hace escasamente un mes, para conocer la efectividad de nuestro proyecto de promoción “Abre los ojos ¡Disfruta!” nos muestra que el 19% de las personas entrevistadas afirma que incluye productos con sellos de calidad diferenciada en su compra habitual, mientras que otro 71% afirma hacerlo en ocasiones especiales. Navidad es un momento de celebraciones y de momentos de carácter especial, por lo que, pese a la crisis actual en la que nos encontramos, sabemos que los consumidores incluirán productos agroalimentarios con sello DOP e IGP en su cesta de la compra. Por supuesto, unos sectores estarán más presentes que otros, pero la tendencia es positiva.

E.- La reforma legislativa sobre el sistema de indicaciones geográficas protegidas se encuentra encima de la base a falta de su aprobación. ¿Cómo afectará a los productos que ya cuentan con esta certificación?

Desde la asociación se confía en que se tengan en cuenta las necesidades de las Indicaciones Geográficas y esta reforma refuerce las figuras de calidad, aumente su conocimiento entre los consumidores, además de responder a su demanda en cuanto a términos de autenticidad y garantías. Es esencial mantener estas figuras de calidad diferenciada en el centro de la política agraria europea para seguir reforzando su vínculo con el desarrollo rural y la sostenibilidad de las zonas rurales.

Hay que tener en cuenta que las Indicaciones Geográficas son la punta de lanza del sector agroalimentario europeo, no solo por la calidad de los productos en sí, sino porque ayudan a fijar población en ciertas zonas rurales desfavorecidas, contribuyen al relevo generacional, también al mantenimiento de muchas razas autóctonas y variedades vegetales, aportan valor añadido y generan rentabilidad económica. En definitiva, son productos que se tienen que apoyar al máximo desde la Comisión Europea.

E.- Desde la asociación, ¿qué objetivos se marcan para 2023?

El trabajo de la asociación se ha multiplicado en estos últimos años, ya que algunas líneas de trabajo han evolucionado y se plantean nuevas tareas, incluso con un horizonte a varios años. La revisión legislativa de las Indicaciones Geográficas es un tema que conlleva mucho esfuerzo, los asuntos de etiquetado, la colaboración con la Administración y diferentes organismos sectoriales, etc. Y además tenemos muchos más asociados, que demandan que tratemos cuestiones que nos afectan a nivel sectorial y también global. Como hacemos más actividades, somos más visibles, y los propios asociados les transmiten a los que aún no lo son que deben asociarse, para que Origen España sea más representativa y tener mayor dimensión. Es un círculo que se retroalimenta. Por lo tanto, para 2023 queremos seguir defendiendo los intereses de la Asociación y de las DOPs e IGPs socias en todo lo relativo a la calidad agroalimentaria y trataremos de consolidar cada vez más la labor representativa de Origen España y la labor que desde ella se realiza.

E.- Este es el segundo año consecutivo que se lleva a cabo la campaña ‘Abre los Ojos ¡Disfruta!’. ¿Qué novedades ha habido en la promoción a diferencia de otros años?

Los sellos DOP e IGP asociados a determinados productos nos dan una visión, más allá de sus excelentes características organolépticas, de su origen, calidad, tradición y garantía. A simple vista, estos sellos nos transportan a otra forma de producir, a una apuesta segura por la trazabilidad, la biodiversidad, la protección del territorio, el desarrollo sostenible y el aprovechamiento de los recursos naturales. Todo esto lo queremos resaltar a través de campañas de promoción como las desarrollados hasta el momento.

En nuestra anterior campaña “Historias en tu mesa” resaltábamos que son alimentos que transmiten tradición e historia, que tienen mucho detrás, porque son productos certificados, que arraigan población y riqueza en el territorio y que, en definitiva, ayudan a todo el sector primario de nuestro país. También cumplen con las condiciones de sostenibilidad, tan demandadas actualmente, tanto a nivel medioambiental como socioeconómico.

Y ahora, con la campaña “Abre los ojos, ¡Disfruta!”, queremos mostrar el sello DOP y el IGP. En este último año la promoción ha sido continuista del anterior, con publicidad online y, sobre todo, en TV en las principales cadenas nacionales. Con los anuncios que se han emitido buscamos, además de despertar el interés gastronómico de los espectadores, que vean los elementos identificativos de los productos con DOP e IGP y que los reconozcan en el mercado cuando vayan a comprar, porque la verdad es que nuestros productos cada vez tienen más presencia en la distribución. Es la primera vez que se hace una campaña de este tipo, gracias también a la participación de 30 Indicaciones Geográficas socias que se han unido con este objetivo. Por lo tanto, estamos apostando por la calidad diferenciada y por darnos a conocer a los consumidores de toda España.

E.- ¿Cómo y por qué nace esta actividad?

En 2016 solicitamos a la Comisión Europea subvención para poner en marcha un programa de promoción sobre los sellos DOP e IGP, dado el gran desconocimiento que existía acerca de estos sellos. Según datos del Eurobarómetro un bajo porcentaje de consumidores españoles conocían estos dos sellos, mientras que a la mayoría no les sonaba de nada. Datos preocupantes para unos productos que tienen una gran importancia para sus territorios y de los que viven muchas familias.

Este desconocimiento es el que nos motivó a solicitar campañas informativas y promocionales con financiación europea para dar a conocerlos, además de todo lo que conllevan. Los ciudadanos sí conocen el concepto “Denominación de Origen” en los vinos o los quesos, principalmente, pero apenas conocen lo que significa una IGP o una DOP en sí mismas, ni que protegen también a una variedad de productos alimentarios mucho más amplia: aceites, jamones, embutidos, carnes frescas, frutas, hortalizas, legumbres, arroces, mieles, especias e incluso aceitunas, pescados, moluscos, sidras, vinagres, productos de panadería y repostería, etc.

Creemos que es fundamental que muchos más consumidores conozcan los sellos de calidad y todo lo que significan y representan.

E.- ¿Qué productos con DOP e IGP forman parte de esta campaña?

Las DOPs e IGPs agroalimentarias españolas sobre las que se ofrece más información en el marco de esta campaña, son:

Quesos (DOP Cabrales, DOP Mahón-Menorca, DOP Queso Manchego, DOP Torta del Casar,  DOP Queso Tetilla,  DOP  Arzúa-Ulloa,  DDOOPP Queso de Murcia y Queso de Murcia al Vino), carnes frescas (IGP Carne de Ávila,  IGP Ternera de Extremadura, IGP Ternera Gallega,  IGP Ternera de Navarra, IGP Carne de la Sierra de Guadarrama, IGP Ternera Asturiana e IGP Ternera de Aliste), jamones ibéricos (DOP Jabugo y DOP Los Pedroches), embutidos (IGP Sobrasada de Mallorca), aceites de oliva virgen extra (DOP Priego de Córdoba, DOP Sierra Mágina, DOP Estepa), frutas (DOP Peras de Rincón de Soto, DOP Uva de Mesa Embolsada del Vinalopó, IGP Cítricos Valencianos y DOP Granada Mollar de Elche), hortalizas (IGP Espárrago de Navarra), productos de panadería, pastelería y repostería (IIGGPP Jijona y Turrón de Alicante),  condimentos y especias (DOP Pimentón de la Vera y DOP Pimentón de Murcia), vinagres (DOP Vinagre de Jerez) y mieles (IGP Miel de Galicia).

E.- ¿Conocen realmente los consumidores los alimentos con DOP e IGP?

Anteriormente citaba el estudio realizado para conocer la efectividad de nuestro proyecto de promoción “Abre los ojos ¡Disfruta!”. En cuanto al sello DOP, el 60% de los entrevistados dicen reconocerlos, principalmente en quesos y frutas y verduras. Ese porcentaje cae al 50% en el caso del sello IGP, destacando frutas y verduras, y carnes como productos a los que se asocia. Son resultados que muestran que hay que seguir trabajando tanto de forma individual los órganos de gestión de cada uno de los distintos productos, como en conjunto a través de la Asociación ORIGEN ESPAÑA, para que aumente su grado de conocimiento y para que se amplíe a todos los productos alimentarios reconocidos y certificados como DOP e IGP.

E.- ¿Qué garantizan los productos con estas certificaciones? ¿Cuáles son sus características?

Las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) reconocen y certifican en un producto una calidad diferenciada, consecuencia de características propias y diferenciales, ya sea debidas al medio geográfico en el que se producen las materias primas como a la zona donde se elaboran los productos, o también a la influencia del factor humano que participa en su obtención y/o elaboración.

DOP es un sello que identifica un producto originario de un lugar determinado, donde su relación con el área geográfica es esencial para la calidad o las características finales del producto. Además, todas las fases de producción se realizan en esa área concreta. Por su parte, IGP es un sello que identifica también un producto originario de un lugar determinado, donde su relación con el área geográfica es esencial para unas cualidades determinadas, reputación u otras características esenciales del producto. En este sello, al menos una fase clave de su producción se realiza en esa área concreta.

Ambos sellos de calidad diferenciada, reconocidos por la Unión Europea, que avalan productos con garantía de origen, prestigio y tradición, y que se protegen para evitar usurpaciones e imitaciones que pretendan aprovecharse de su gran reputación. Además, son sellos que significan una garantía para los consumidores y que contribuyen al desarrollo del sector primario y a la protección medioambiental de las áreas geográficas productoras.

E.- ¿Qué exigencias han de cumplir estos productos para ser catalogados?

Los productores que se acogen a una Indicación Geográfica han de cumplir el pliego de condiciones de la DOP o IGP, comprometiéndose a defender y promover su calidad al mayor nivel, y a respetar los hábitos tradicionales productivos y las prácticas de elaboración que potencien su prestigio y reconocimiento en el mercado.

Estos productores, a cambio, obtienen una protección legal contra la producción y elaboración de tales productos con el mismo nombre en otras zonas, aunque se utilicen los mismos ingredientes y procedimientos. Dicha protección y reconocimiento les diferencia en el mercado y les permite obtener un mejor precio por los productos amparados, contribuyendo a la sostenibilidad del sector primario.

Estos sellos también ayudan a los consumidores, ya que les aportan una correcta y veraz información sobre las características específicas de los productos amparados y les ofrecen las máximas garantías en cuanto a su obtención, elaboración y comercialización. Todos los productos alimentarios con DOP o IGP están sometidos a un sistema de control, de acuerdo con sus pliegos de condiciones y bajo la Acreditación de ENAC (Entidad Nacional de Acreditación). Año tras año la distribución y los consumidores los reconocen en mayor medida y aumenta su demanda.

E.- ¿Cómo contribuyen estos productos al desarrollo del sector primario y a la protección medioambiental?

El impacto de registrar un producto con sello DOP o IGP es muy elevado. Por ejemplo, incrementa el potencial del valor añadido de los productos, permite la diversificación de la producción, supone un gran potencial para satisfacer las demandas de los consumidores, permite el desarrollo de las zonas rurales y la fijación de la población a su respectivo territorio rural, fomenta la utilización de recursos genéticos autóctonos, y facilita la valorización, conservación y perpetuación del rico patrimonio gastronómico y cultural.

El impacto de registrar un producto con sello DOP o IGP es muy elevado. Por ejemplo, incrementa el potencial del valor añadido de los productos, permite la diversificación de la producción, supone un gran potencial para satisfacer las demandas de los consumidores, permite el desarrollo de las zonas rurales y la fijación de la población a su respectivo territorio rural, fomenta la utilización de recursos genéticos autóctonos, y facilita la valorización, conservación y perpetuación del rico patrimonio gastronómico y cultural.

La calidad diferenciada es una de las herramientas más importantes con que cuentan los agricultores europeos para hacer frente a la competencia, cada vez mayor, tanto de productos genéricos como de productos parecidos importados de los países emergentes. Estas figuras, además, fomentan la organización del sector productor y facilitan el acceso de los productores y elaboradores a mercados nacionales e internacionales.

El impacto de registrar un producto con sello DOP o IGP es muy elevado. Por ejemplo, incrementa el valor añadido de dichos productos, permite la diversificación de la producción, supone un gran potencial para satisfacer la demanda de los consumidores, favorece el desarrollo de las zonas rurales y la fijación de la población en su respectivo territorio rural, fomenta la utilización de recursos genéticos autóctonos y facilita la valorización, conservación y perpetuación del rico patrimonio gastronómico y cultural español.

Antes de finalizar esta pregunta me gustaría aportar datos del número de Indicaciones Geográficas españolas y su valor económico, según las últimas valoraciones publicadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Los productos agroalimentarios con sello DOP o sello IGP son 198, con un valor económico total de más de 1.640 millones de euros. En cuanto a vinos, con DOP son 97 y un valor de más de 3.650 millones de euros, y con IGP 42, alcanzando los 303 millones de euros. Las bebidas espirituosas con IG reconocidas son 19 y su valor económico está por encima de los 153 mil euros.

E.- ¿Cómo se puede reconocer en el mercado un producto con DOP o IGP?

Cuando un producto originario de la Unión Europea ha sido incluido en el Registro Comunitario de DOP e IGP, en su etiquetado debe figurar el símbolo de la Unión Europea asociado con dichos sellos de calidad: de color rojo y amarillo para los productos con Denominación de Origen Protegida, y de color azul y amarillo para los productos con Indicación Geográfica Protegida. Además, el nombre del producto que ha sido registrado deberá aparecer en el mismo campo visual de la etiqueta.

Asimismo, en el etiquetado podrán leerse las menciones “Denominación de Origen Protegida” o “Indicación Geográfica Protegida”, o las correspondientes abreviaturas “DOP” o “IGP”. Estos elementos obligatorios se complementarán con los elementos específicos identificativos y de garantía de autenticidad que cada figura de calidad pueda llevar en su etiquetado (por ejemplo: contraetiquetas numeradas, placas de caseína, etc.), tal como se hayan definido y aprobado en su correspondiente Pliego de Condiciones.

El contenido de la presente información representa únicamente la opinión de su autor y es responsabilidad exclusiva del mismo. La Comisión Europea no asume ninguna responsabilidad por el uso que pudiera hacerse de la información que contiene.

<< volver

Mercolleida (en nueva ventana)
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia