Euroganadería

Plantaciones que mitigan el efecto invernadero

firma euroganadería

El Programa LIFE es el único instrumento financiero de la Unión Europea dedicado, de forma exclusiva, al medio ambiente. Gracias a acciones concretas se desarrollan programas como el LIFE Paludicola cuyo objetivo es frenar el descenso de las poblaciones de carricerín cejudo, un ave en peligro de extinción que necesita hábitats muy específicos para sobrevivir en su viaje migratorio. En España, el proyecto LIFE realiza labores en tres Comunidades Autónomas (Castilla León, Catilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana) y una de las líneas de actuación son las plantaciones. De hecho, son esenciales ya que este pájaro, de apenas 10 gramos de peso, necesita de hábitats muy concretos para sobrevivir. Por ello, para conseguir cuidar entorno se han plantado especies herbáceas y de bajo porte, que permiten al carricerín cejudo posarse y tener acceso a las láminas de agua en las que encontrar su alimento. Un alimento esencial, ya que, en su viaje migratorio, de entre 10 y 15.000 kilómetros, pierde hasta un 30% de su peso.

Además, el cuidado de estos hábitats conlleva una serie de beneficios para otras especies, al mismo tiempo que las nuevas plantas ayudan a la fijación de carbono atmosférico y mitigan, por tanto, el efecto invernadero, una de las grandes amenazas actuales.

Tres especies protegidas

La última plantación dentro del LIFE Paludicola se ha llevado a cabo en el Tancat de la Ratlla, en el Parque Natural de l’Albufera de Valencia. Entre otras, se han plantado tres especies protegidas fomentando así la biodiversidad y la conservación de especies vegetales. En concreto, se trata de la malva acuática (Kosteletzkya pentacarpos), incluida en la Directiva Europea relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres; la escutelaria (Scutellaria galericulata), protegida pero no catalogada y el sombrerillo de agua (Hydrocotyle vulgaris), especie vigilada. Asimismo, se han plantado otras especies más comunes como el lirio amarillo, masiega y diferentes tipos de juncos. Los trabajos se han realizado en la parcela de 2,5 hectáreas en la que con anterioridad se actuó mediante siegas mecánicas.

Estas plantas han sido cedidas por el Centro de Conservación de Especies Dulceacuícolas de la Comunitat Valenciana dependiente de la Consellería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de Valencia, como colaboración con el proyecto y con el fin de plantarlas en lugares estratégicos que puedan colonizar, asegurando un reservorio para la especie.

El proyecto LIFE Paludicola se desarrolla por la Fundación Global Nature y la Junta de Castilla y León, cuenta con el apoyo del instrumento financiero LIFE de la Unión Europea, del Ministerio para la Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidad, la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Torreblanca (Castellón) y la empresa Infertosa, junto con la colaboración de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Acciones de conservación

La crisis ambiental que sufre el planeta tiene múltiples causas como las emisiones de gases de efecto invernadero, la deforestación, la inadecuada gestión de residuos y la pérdida de biodiversidad entre otras. Desde proyectos como el LIFE Paludicola, la Fundación Global Nature intenta mitigar al máximo esta situación mediante la realización de acciones directas de conservación.

Hay que recordar que la plantación es uno de los pilares dentro de la lucha contra el cambio climático y la reducción de la huella de carbono. España se encuentra afectada por la desertificación ya que del 95% de superficie arbolada que llegó a tener en tiempos pasados, cuenta actualmente solo con un 38 % cubierto por árboles y un 18 % por arbustos y pastizales.

Mercolleida (en nueva ventana)
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia