Euroganadería
Está viendo:

Existe una mayor demanda de mejora de bienestar animal pero, ¿qué sabe realmente la sociedad?

El bienestar animal es muy importante para los europeos, y las encuestas indican regularmente que la mayoría de los europeos querrían ver normas más estrictas para el bienestar animal que las que existen actualmente. La Comisión Europea también da prioridad al bienestar animal, ya que durante los últimos 50 años se han establecido normas que se han revisado cuando ha sido necesario, mejorando gradualmente la vida de los animales de granja.

La Unión Europea cuenta con un marco legislativo sobre bienestar animal, que protege a los animales mantenidos con fines ganaderos para la producción de alimentos, lana o pieles. Actualmente, la Comisión Europea está revisando la legislación sobre bienestar animal para adaptarla a las últimas evidencias científicas. Además, esta revisión tiene por objeto ampliar el ámbito de aplicación de la legislación de la UE en materia de bienestar animal para facilitar su aplicación y, en última instancia, garantizar un mayor nivel de bienestar animal.

Existe un reconocimiento de que la UE tiene uno de los niveles más altos de normas de bienestar animal del mundo, así que ¿qué hay detrás de las opiniones negativas de los ciudadanos europeos sobre el bienestar animal?

Si nos fijamos en los detalles, estas mismas encuestas que informan de que la población exige cada vez más normas de bienestar más estrictas también muestran muy a menudo que la población tiene muy poco conocimiento de lo que se está haciendo actualmente en el sector ganadero.

Concienciación de los europeos sobre las prácticas de bienestar animal en las granjas

De una encuesta reciente se desprende que, a pesar de un claro interés en el bienestar animal, la mayoría de los consumidores no saben lo suficiente sobre las prácticas de bienestar animal en su país. Una prueba realizada en la encuesta en la que se solicitaban respuestas de verdadero/falso a ocho afirmaciones sobre las prácticas agrícolas actuales y la legislación sobre bienestar animal en los propios países de los participantes mostró que 7 de cada 10 consumidores están mal informados o no están informados en absoluto sobre el bienestar animal. Solo el 3% de los consumidores informaron que se sienten «bien informados».

La encuesta entra en algunos detalles, diciendo que los consumidores perciben que los pollos y cerdos de granja tienen las peores condiciones de bienestar, con un 40% que dice que cree que las condiciones de bienestar para los pollos son «malas» y un 35% dice que cree que las condiciones son «malas» para los cerdos. Por otro lado, son más los consumidores que consideran que el bienestar de las vacas y los peces es «bueno» (34% y 33% respectivamente) que los que piensan que es «malo».

El Eurobarómetro sobre Bienestar Animal del año pasado mostró resultados similares en lo que respecta a los conocimientos sobre la ganadería, ya que menos de uno de cada diez europeos está en contacto con animales de granja. Casi cuatro de cada diez europeos (39%) no tienen ningún contacto regular con animales. Y aunque más de seis de cada diez europeos (62 %) afirman tener contacto regular con animales a diario, la mayor proporción está en contacto con animales de compañía, y solo el 6 % afirma tener contacto regular con animales de granja.

El Eurobarómetro también mostró que más de ocho de cada diez europeos creen que el bienestar de los animales de granja en su país debería estar mejor protegido que en la actualidad, lo que sugiere una creciente preocupación por los animales de granja. Sin embargo, no está claro en qué conocimiento se basa este punto de vista.

Esta falta de contacto regular con las granjas puede conducir claramente a una pérdida de conocimiento y poca conciencia de las prácticas actuales y a una realidad distorsionada basada en imágenes encubiertas de infracciones que acaparan los titulares o, quizás incluso peor, una visión idílica de libro de cuentos de cómo deberían ser las granjas.

La cuestión sigue siendo la disposición a pagar más por normas más estrictas de bienestar animal

Por lo tanto, los consumidores europeos quieren un mejor bienestar animal, pero ¿La gente realmente está dispuesta o es capaz de pagar más por productos que garanticen un bienestar animal más estricto?

Bueno, otras encuestas muestran que, a pesar de los llamamientos a prácticas más «éticas» y de que la población dice que pagaría más, cuando se trata de comprar, los consumidores siguen optando por la opción más barata. Esto también lo confirma el proyecto MeatQuality, que investiga la conexión entre la calidad intrínseca de la carne y las prácticas ganaderas. Una de las investigaciones se centra en las actitudes de los consumidores, que no ven correlación en las decisiones de compra con la intención declarada de invertir en más bienestar animal.

¿Cuál es la motivación para una mayor demanda de bienestar?

El sabor, la seguridad alimentaria, el coste, la procedencia de los alimentos y su contenido nutricional son los principales factores que influyen en la compra de alimentos por parte de los europeos, por delante de las preocupaciones por la sostenibilidad, y solo unos pocos consumidores citan la ética y las creencias. Entonces, si el bienestar animal no es la principal preocupación cuando los consumidores compran alimentos, ¿por qué entonces las encuestas muestran que la gente quiere estándares de bienestar animal más altos que los que existen ahora en Europa?

Solo podemos pensar en el desequilibrio en la cobertura de los medios de comunicación. ¿Quién informa sobre los ganaderos que invierten cientos de miles de euros en la mejora de sus granjas, en el enriquecimiento, en la instalación de herramientas de monitorización digital o en la formación del personal? Sin embargo, ¿Cuántos informes vemos cuando las cosas van mal o no se cumplen los estándares? Los grupos de bienestar animal siguen denunciando una crisis de bienestar animal en la UE, haciendo declaraciones radicales al mismo tiempo que señalan claras infracciones de las normas vigentes. Esto demuestra claramente que existe un desconocimiento absoluto por el hecho de que una crisis afectaría el suministro de alimentos. Estaríamos produciendo mucho menos alimentos de los que producimos ahora si los animales se encontraran en general en un estado de «crisis de bienestar». Un animal solo puede ser adecuadamente productivo si está bien cuidado, y en la UE, los niveles de producción actuales son posibles gracias a los altos estándares de bienestar animal, que se encuentran entre los mejores del mundo.

<< volver

Mercolleida (en nueva ventana)
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia