Euroganadería
Está viendo:

Innovación, sostenibilidad y profesionalización, retos para S.XXI

Ángel Marqués Ávila. Periodista

Con un peso estratégico clave en la economía española, el sector agroalimentario aporta un valor añadido bruto de más de 100.000 millones de euros, representa en torno al 11% del PIB y da empleo directo e indirecto a más de 2,7 millones de personas. Compuesta por agricultores, ganaderos, y una densa red de pymes, la industria afronta retos cada vez más exigentes tras superar la crisis sanitaria sin problemas de abastecimiento, el sector pone el punto de mira fundamentalmente en los desafíos de la innovación, la sostenibilidad y la profesionalización que serán claves en el futuro.

CINCO VECES AL DÍA

Los expertos destacan en sus opiniones que lo importante reside en las personas que producen los alimentos y que contribuyen a que podamos "comer cinco veces al día ", los agricultores y ganaderos que están detrás de la producción son los atenticos protagonistas del sector alimentario. Pero insisten en su mayoría que el problema que en la actualidad esta cada día mas latente en el sector, es que nadie quiere trabajar en el campo, porque les resulta muy duro y con el añadido de que nadie valora y agradece lo que hacen estás personas en la  cadena agroalimentaria española para que funcione a la perfección.

"El futuro del sector alimentario lo debemos construir la sociedad", nos dice el presidente de ACES (Asociación de Supermercados), Aurelio del Pino, "no conviene olvidarnos para quienes estamos trabajando, y de que estamos en un mundo globalizado con una realidad económica cuyas líneas nos vienen marcadas por la UE; y dentro del marco económico y social con unos consumidores  cada vez más heterogéneos, pues cada consumidor tiene sus propias prioridades, necesidades y capacidades económicas, que son de lo más dispar".

Hay tres tendencias básicamente en los supermercados. Una es la salud. El 90% de los consumidores considera que a través de la alimentación puede contribuir positivamente a su salud. La segunda tendencia es el placer. El acto de comer en nuestra sociedad es algo que hacemos varias veces al día y es mejor poder disfrutar. Y la tercera es la conveniencia, es decir, satisfacer necesidades concretas en momentos concretos.

Y los alimentos listos para comer solucionan un problema de conveniencia: quiero comer algo saludable y tengo poco tiempo. La comida preparada es una tendencia al alza, sobre todo en las grandes ciudades.

Y entro esos retos nos señala la importancia que está teniendo en la actualidad "la tecnología y su desarrollo cada vez más intensa", añadiendo que " si hay algo que en el sector alimentario que preocupa mucho es la seguridad de que los alimentos sean seguros y de calidad", sin olvidarnos de la "sostenibilidad económica en la cadena agroalimentaria dando valor a su función mejorando los costes y sobre todo la competencia."

Las empresas de distribución están trabajando con los agricultores porque necesitan que la cadena sea sostenible a medio y largo plazo. Para ello el agricultor debe ganar dinero y producir lo que el cliente demanda. Deben funcionar como empresas, se debe fomentar la agrupación en entidades grandes.

SOBREVIVIR

Luisa Álvarez Blanco, Directora Gerente de FEDEPESCA, nos cuenta que "cada vez nos vamos haciendo más pequeños, con menos barcos, menos empresas, menos mayoristas, menos detallistas. Esta reducción en el número de operadores, podría achacarse a que somos más eficientes, más innovadores, a que podemos pescar y vender más con menos personas pero, sinceramente, creo que se debe a la dramática falta de relevo generacional y a la dificultad para atreverse a ser un empresario o autónomo de la que podríamos denominar economía real”.

"Vivimos en uno de los entornos más legislados del mundo, nos dice Álvarez Blanco, con mayores requisitos legales de todo tipo, controles y exigencias. Y aun así, las dudas sobre el sector alimentario son continuas. Los ataques al mismo también. Las opiniones sobre los operadores alimentarios gratuitas y abundantes, con gran desconocimiento de lo que existe detrás de la producción y la distribución de alimentos. Ingente normativa europea, nacional, regional y local, aplicada por una administración pública cada vez más grande y descoordinada, y al servicio de unos políticos que se mueven por impulsos cortoplacistas e intereses electoralistas que no permiten abordar asuntos fundamentales en lo relacionado con la alimentación, tan vinculada a la salud, con la visión a largo plazo que merece".

Por ello, el reto es sobrevivir. Conseguir influir y comunicar para ganar el espacio y el respeto que merecemos en los medios de comunicación y en la sociedad. Para ello, el reto es conseguir que se activen centros de formación que ofrezcan el título de FP de técnico en comercio de alimentación que llega con 60 años de retraso, promover el consumo de los productos altamente saludables como el pescado, bajar su tipo impositivo en el IVA al 4% o incluso al 0%, demostrando una auténtica política de compromiso con la alimentación saludable, adaptar las exigencias legislativas a la realidad de esta micropymes, garantizar un mercado en que todos juguemos con las mismas reglas, eliminar cargas administrativas, facilitar la innovación, promocionar con campañas públicas importantes con cargo al Fondo Europeo Marítimo de la Pesca y la Acuicultura  el consumo de estos productos saludables que no disponen de grandes marcas y apenas están en los medios.

Con un consumidor, nos apunta Luisa Álvarez, " al que hay que ofrecerle más y más pero sin subir precios, y un entorno en el que los derechos de otros colectivos se ven cada vez más protegidos pero el de estos pequeños empresarios, que sólo tienen tiempo para trabajar, no.  A pesar de ello, estamos seguros de que el comercio especializado y toda la cadena pesquera, como siempre han hecho, se adaptarán y ofrecerán el mejor servicio a los españoles. Si algo les ha caracterizado, tal y como hemos podido comprobar durante la pandemia, es su capacidad de esfuerzo y sacrificio, demostrando un compromiso total con los clientes. Somos esenciales, y lo hemos demostrado".

"CON LAS COSAS DE COMER NO SE JUEGA"

¿Cómo es posible que el sector agroalimentario reciba tantas críticas? Es un sector resiliente y aporta riqueza y empleabilidad a la economía española. “Con las cosas de comer no se juega”, nos expone Víctor Yuste, director general del Foro Interalimentario.

Gracias al trabajo, la profesionalidad, la eficiencia y al sacrificio de toda la cadena agroalimentaria, no hubo desabastecimiento de alimentos en nuestra sociedad durante la pandemia de la Covid-19 y eso, hay que ponerlo en valor, para hacer llegar a nuestras autoridades responsables, gestores públicos y a los medios de comunicación de lo que somos, porque lo que no se comunica, no existe. Y para que se comunique la realidad y no la realidad generalizada, “No es posible que un garbanzo estropee un cocido”. “Y poner el foco en el garbanzo negro y generalizar, no es ni justo, ni leal, ni veraz”.

Entre los principales retos que nos depara el siglo XXI, fundamentalmente destaco alinear la política alimentaria con la producción agraria, “no podemos ir por distintos caminos, porque no nos vamos a encontrar nunca y vamos a tener problemas de entendimiento continuamente”. No cabe un sector dividido, donde cada uno marca una pauta el objetivo no tenemos común que es el consumidor y debemos adaptarnos a sus hábitos, a sus tendencias, a sus exigencias.

Debemos evitar la división entre el sector ya que las polémicas no ayudan, tenemos que seguir remando en la misma dirección, todos los modelos de producción que hay en este país son legales, están aceptados y cada uno, en su ámbito, hace lo mejor aplicando buenas prácticas y los códigos pertinentes.

Sembrar la polémica en torno a los alimentos no es la mejor receta, cada uno está en el uso de su libertad, ser libre para opinar y tomar las decisiones que su ámbito de competencia con responsabilidad asumiendo sus actos y teniendo en cuenta que sus decisiones puede afectar gravemente a un sector, deberíamos hacer un informe de impacto antes que alguien hiciera unas declaraciones muy duras o trascendentales para contabilizar las consecuencias y perjuicios o ver si se pueden limar esas consecuencias, objetivos y fines, nos dice  Víctor Yuste Jordán, Director General del Foro Interalimentario.

La importancia de la comunicación, ¿está de moda atacar la alimentación? El 30% de las noticias sobre alimentación, son falsas, las Fake News sobre el sector alimentario se dispararán en este 2022, no es justo.  Os animo a ser altavoces en cada uno de vuestros ámbitos, para defender el sector agroalimentario, hay en juego magnitudes de riqueza, de empleo y desarrollo rural, la España vaciada, la cultura y la antropología base del ser humano, no es posible que sigamos en esta situación. Pongámonos las pilas de manera positiva, con resiliencia y saldremos reforzados.

Cuidemos muchísimo la imagen y los mensajes que recibe el consumidor ya que es el objetivo de todos y cada uno de los eslabones de la cadena agroalimentaria, “nos toca ir contracorriente” pero sin salirnos de nuestro camino, cumpliendo con responsabilidad de garantizar el abastecimiento alimentario español.

Tenemos una situación de cara futuro compleja, en cuanto a la sostenibilidad, la sostenibilidad económica, social y medioambiental, si no hay sostenibilidad económica para cada uno de los eslabones, el resto sobra. Debemos garantizar la sostenibilidad económica de cada uno de los eslabones empezando por el más débil, el sector primario, agricultores, ganaderos y pescadores, porque de ellos provienen los alimentos que transforma la industria y que la distribución tiene la responsabilidad de ponerla al alcance de los ciudadanos, pero ahora mismo esa rentabilidad económica se ve limitada, perjudicada y obstaculizada por la falta de coherencia en nuestros gestores.

Tenemos que enfrentarnos también a la Estrategia “De la Granja a la Mesa”, con la Agenda 2030 y los programas y las políticas de economía circular, pero tienen que darnos tiempo para adaptarnos.

En el siglo XXI, deberíamos tener como objetivo ya que nos ayudaría muchísimo a la mejora del sector, la genómica, la genética, la biotecnología y la bioeconomía, es una punta de lanza para los nuevos alimentos y la agronomía, que nos facilitaría el producir más con menos.

Tenemos que poner en valor que, en España, tenemos los estándares de seguridad más exigentes del mundo, expertos inspectores en salud pública, en ganadería y en seguridad alimentaria, que verifican todos y cada uno de los aspectos y magnitudes, tenemos unas certificaciones el bienestar animal establecidas por el propio sector, superiores a la normativa española y europea y nos lo certifican porque se lo ha impuesto el propio sector y, aun así, recibimos críticas.

Hay que seguir en la lucha sin perder nuestro objetivo, el consumidor, que nos dejen trabajar, que nos auditen y nos pongan inspectores en todos los procesos, que se vean las competencias de cada uno: la Administración General del Estado y las CCAA, pero, por favor, que no impongan medidas que vayan en contra del desarrollo y la modernización e innovación del sector agroalimentario.

PRIORITARIO

El sector agrario es prioritario, según nos declara el presidente de ASAJA, Pedro Barato, para la sociedad española y mundial, al igual que lo es la sanidad en los alimentos, como también lo es la de reconocer el trabajo agrícola, como labor digna, y que en los últimos años no ha sido así, cada día se valora menos el trabajo del agricultor y del ganadero, viéndose sobre todo en los precios que se les ofrece por sus productos del campo y de la ganadería, cuando están subiendo los costes. "Penalizar a los agricultores y ganaderos no tiene lógica".

Desde mi Asociación pedimos ayuda profesional para poner en valor a las mujeres y hombres del campo.

Barato destaca que, "gracias a la unión de todo el campo, hemos logrado concienciar a la sociedad, a la clase política, a las distintas administraciones y al Gobierno de la necesidad de buscar soluciones a los problemas de un sector estratégico que necesita ser prestigiado y reconocido en la figura de los profesionales del campo, “unos empresarios que quieren futuro para una actividad rentable que es la de producir alimentos, gestionar el territorio y mantener vivo el mundo rural”.

"Estamos inmersos en políticas llenas de transversalidades, prioridades como la transición ecológica, la cuestión de género, el reto demográfico, pero nadie pone al sector agropecuario en el centro de las políticas porque no valoran su importancia socioeconómica y ambiental". “Los agricultores y ganaderos son los custodios del medio rural, gestionan el 85% del territorio, conservan el paisaje y nos dan de comer, y sin embargo nos vemos demonizados y acusados casi de provocar el derretimiento del Ártico”, nos recalca Barato.

Pedro Barato no concibe el reto demográfico sin agricultores y denuncia que “prestando la atención máxima al medio ambiente, a la biodiversidad, al bienestar animal, pero nadie presta atención a los agricultores y los ganaderos que son los que están en peligro de extinción” .Si queremos que la agricultura tenga futuro necesitamos agua y necesitamos que la digitalización, la conexión llegue al medio rural.

Más allá de estas medidas en la agricultura "tenemos tarea que hacer, es fundamental concentrar la oferta", pero para Pedro Barato hay que ir más allá y lograr que sean las cooperativas las que lleven el producto a los lineales, solo de esta manera podremos cubrir los costes de producción.

Un modelo cooperativo mas europeo, estilo holandés o francés, nos apunta que " nos permitiría asumir esa concentración de la oferta y conservar valor en el primer eslabón reduciendo intermediarios al tiempo que mantenemos cohesionado el territorio. “Somos 900.000 agricultores; 30.000 industrias agroalimentarias y apenas una docena de agentes en la distribución, debemos lograr ser el eslabón fuerte”.

En este sentido ha reiterado que la cadena alimentaria necesita transparencia y no es necesario subir los precios: hay muchos eslabones entre los que repartir los márgenes comerciales para que se retribuya al productor en origen sin penalizar el consumo.

RESPETO

Para Miguel Padilla, , secretario general de COAG, el reto vital de cara al futuro en sel sector agroalimentaria reside en respetar el cambio climático , pues el sector agrario depende al cien por cien de la climatología, "pues vivimos a la intemperie", y también insiste en que no se pueden hacer políticas exclusivas, añadiendo que es "importante conseguir alianzas entre todos los sectores implicados en el bienestar alimentario, para alcanzar unos objetivos satisfactorias para todos".

En cuanto a los retos, nos remarca Padilla, del compromiso de COAG con la sostenibilidad medioambiental del campo pero “se nos vendieron que eran inclusivos e incentivadores y, por el momento, puede ser que haya muchos perceptores que no se puedan acoger a ninguna” de las prácticas sostenibles o que no les sea rentable.

Otro de los desafíos que señala este dirigente es la de preservar el modelo de agricultura “profesional y social” porque “es uno de los más amenazados” debido a la llegada de fondos de inversión que se centran en el beneficio económico pero descuidan el mantenimiento del “tejido social” del campo.

Otra “lucha fuerte” de este sindicato agrario se centrará en hacer frente a la “competencia desleal” que, entiende, sufren los productores comunitarios respecto a las importaciones desde terceros países que no cumplen con los mismos requisitos. También facilitar el relevo generacional en el campo será uno de los duelos, un objetivo que no ve fácil porque para acceder al campo “se necesitan requisitos, sobre todo económicos”. Por eso, aquí sí cree en las subvenciones, porque hacen falta recursos para los jóvenes.

Miguel Padilla nos declara que es una “barbaridad” la “criminalización” a la que está siendo sometido el sector agrario y ganadero. El máximo dirigente de COAG hace también mención a la política del agua en España porque los regadíos son “fundamentales” ya que “generan riqueza, empleo y van unidos al desarrollo rural”. Por eso, la defensa de una buena gestión del agua en el país será un reto prioritario para el campo español.

<< volver

Mercolleida (en nueva ventana)
youtube (en nueva ventana)

Twitter@euroganaderia